Trabajando para la reducción de las muertes bajo custodia policial en Estados Unidos

La página web de investigación sobre ámbitos relacionados con la seguridad rand.org ha publicado un estudio realizado por un grupo de investigadores que han llevado a cabo una investigación con el objetivo de disminuir el número de muertes que se producen en Estados Unidos bajo custodia de las fuerzas del orden.

El grupo de investigadores estadounidenses ─Duren Banks, Michael G. Planty, Madison Fann, Lynn Langton, Dulani Woods, Michael J.D. Vermeer y Brian A. Jackson─ plantearon la investigación con la voluntad de identificar las necesidades altamente prioritarias para el sistema de justicia penal estadounidense, partiendo de algunas cuestiones importantes:

  • ¿Cuáles son las distintas definiciones y métricas de las muertes que se producen en la custodia de las fuerzas del orden?
  • ¿Qué barreras o facilitadores afectan a la comunicación de esta información a escala estatal o nacional?
  • ¿Qué información sobre las muertes que se producen durante la custodia policial es fundamental para apoyar las políticas y prácticas diseñadas para reducir estas muertes?

Por su parte, el Congreso estadounidense en 2013 promulgó la Ley de informes de muerte en custodia (DCRA) para abordar la falta de información fiable sobre las muertes relacionadas con la aplicación de la ley en las instituciones correccionales.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha llevado a cabo varias actividades diseñadas para responder a las disposiciones especificadas en la legislación de la DCRA, así como en sus propios mandatos federales, para una comprensión integral de la prevalencia y las características de las muertes que se producen en la custodia policial. A pesar de estos esfuerzos, actualmente ningún programa nacional de recogida de datos describe todas las muertes que se producen bajo la custodia uniformada. Estos datos son fundamentales para apoyar las estrategias para reducir estas muertes: promover la seguridad pública a través de respuestas adecuadas a los delitos denunciados, los llamamientos de servicio y los encuentros policía-comunidad, y generar confianza con las comunidades.

Para entender mejor las necesidades sobre el desarrollo y el aprovechamiento de datos de una recopilación de cifras nacionales de muertes relacionadas con la aplicación de la ley, los investigadores consideraron que limitar el alcance de la recogida de datos a los incidentes mortales sería insuficiente para entender y reducir las muertes bajo custodia de las fuerzas del orden.

Entre las recomendaciones de los autores del estudio cabe destacar:

  • Especificar estándares nacionales para una colección más inclusiva que recoja todos los incidentes críticos (incidentes mortales y todos aquellos en los que la policía utiliza la fuerza letal), independientemente de si el incidente provoca una muerte.
  • Apoyar informes más fiables y completos a los sistemas existentes que dependen de la participación de las fuerzas del orden asignando recursos a los proveedores de datos, aprovechando la información que ya recogen estas agencias y, de otra forma, incentivando la participación.
  • Trabajar con la comunidad investigadora, las fuerzas del orden y otras partes interesadas pertinentes para desarrollar indicadores y conjuntos de herramientas adecuados y difundir información sobre el uso adecuado y responsable de estos datos.
  • Desarrollar una taxonomía de muertes o incidentes críticos que se produzcan en la custodia de las fuerzas policiales para proporcionar el contexto necesario para entender el papel de las fuerzas del orden.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

La dispersión de las personas sin hogar las criminaliza

Una investigación de varios criminólogos realizada en diez ciudades de Inglaterra y Gales descubre que las demandas de espacio público solo acaban reciclando el problema de las personas sin techo. Varios rotativos ingleses se hicieron eco de ello, entre estos, The Guardian.

Los ayuntamientos que utilizan órdenes de protección del espacio público (PSPO – Public Space Protection Orders) para imponer multas de 100 libras destinadas a controlar los llamados ‘comportamientos antisociales’, la única cosa que provocan es simplemente el regreso, una y otra vez, al mismo espacio de las personas sin hogar.

El estudio ha constatado que la dispersión de los indigentes desde los centros de las ciudades no consigue parar este comportamiento antisocial y, en cambio, provoca una criminalización errónea de estas personas.

La investigación de la Universidad de Sheffield Hallam, con recomendaciones finales para un trato más justo para las personas que viven en la calle, ha sido avalada por Crisis, la organización benéfica para personas sin techo. Los ayuntamientos de Inglaterra y Gales que utilizan PSPO para imponer multas de 100 libras para controlar o prohibir comportamientos como beber, montar tiendas de campaña o dormir en el espacio público, simplemente ven que con las personas que viven en la calle, esta problemática no se resuelve.

Las órdenes también se utilizan erróneamente para orientarse a comportamientos que no se podrían considerar antisociales, como pedir limosna o dormir al raso, donde es poco probable un efecto perjudicial. Y en algunos casos las personas sin hogar han descrito, además, abusos físicos y verbales por parte de los funcionarios policiales.

Las PSPO se han utilizado en Inglaterra desde el año 2014 para disuadir comportamientos considerados antisociales, pero el foco en su impacto en los que duermen en la calle se produce en medio del aumento del sinhogarismo causado por el incremento de los desahucios. Cerca de 20.000 hogares en Inglaterra y Gales quedaron vacíos a causa de los desahucios durante el periodo 2021/22, casi 9.000 más respecto al periodo anterior, según cifras anuales publicadas por el Departamento de Vivienda y Comunidades.

En una ciudad costera al este de Inglaterra, por ejemplo, donde la mendicidad, el consumo de drogas, el consumo de bebidas en la calle, la micción y la defecación, dormir en lugares públicos o montar tiendas de campaña están prohibidos, a menudo se puede ver a autóctonos o turistas paseando mientras comen o beben y no se les aplica esta legislación.

Un portavoz del Consejo de Jefes de la Policía Nacional considera que el trabajo que últimamente se ha hecho junto con Crisis ha ayudado a garantizar que los agentes puedan entender por qué las personas acaban durmiendo en la calle, qué apoyo necesitan y, sobre todo, qué se puede hacer para ayudarlos a escapar del sinhogarismo.

Por su parte, desde la junta de comunidades de la Asociación de Gobiernos Locales, Cllr Nesil Caliskan cree que las PSPO se tienen que utilizar como parte de un paquete más amplio de medidas que se unan con servicios de apoyo para ayudar a abordar las causas intrínsecas de las personas sin techo.

De otro modo, los poderes de dispersión asociados a las PSPO han creado círculos viciosos de intimidación, dispersión y desplazamiento que solo reciclan el problema de las personas que viven en la calle en lugar de disuadir, y menos aún prevenir, los problemas asociados al sinhogarismo. Esta sería una de las principales conclusiones del estudio según Peter Squires, profesor emérito de Criminología y Políticas Públicas de la Universidad de Brighton.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Inteligencia artificial y policía: una cuestión de confianza

La perspectiva del aumento del uso policial de la inteligencia artificial (IA), especialmente en torno a la policía predictiva, ha generado preocupaciones sobre posibles sesgos y la necesidad de transparencia y capacidad de explicación.

El doctor Nick Evans, de la Universidad de Tasmania (Australia), publica un artículo en Policing Insight donde explica que, con las garantías adecuadas, el uso de la IA podría establecer una objetividad integrada para las decisiones policiales y, potencialmente, una mayor confianza en la toma de estas decisiones.

Aunque las aplicaciones de policía predictiva plantean las cuestiones éticas y legales más espinosas y, por lo tanto, merecen una seria consideración, también es importante destacar otras aplicaciones de la IA para la policía.

El informe ASPA de Teagan Westendorf, ‘Inteligencia artificial y policía en Australia’, es un ejemplo reciente. Westendorf argumenta que las políticas y los marcos reguladores del gobierno australiano no recogen lo suficiente las limitaciones actuales de la tecnología de IA y que estas limitaciones pueden comprometer principios de IA y de ética, segura y explicable en el contexto de la policía.

La IA puede ayudar en las investigaciones acelerando la transcripción de las entrevistas y el análisis de las imágenes de CCTV. Los algoritmos de reconocimiento de imágenes también pueden ayudar a detectar y procesar material de explotación infantil y ayudar así a limitar la exposición humana.

Como todos los humanos, los agentes de policía pueden tener sesgos conscientes e inconscientes que pueden influir en la toma de decisiones y en los resultados de la policía. Los algoritmos de policía predictiva a menudo se tienen que entrenar en conjuntos de datos que capturan estos resultados.

Después de todo, una ventaja clave de la IA radica en su capacidad para analizar grandes conjuntos de datos y detectar relaciones demasiado sutiles para que la mente humana las identifique. Hacer que los modelos sean más comprensibles simplificándolos puede requerir compensaciones en sensibilidad y, por lo tanto, también en precisión.

De hecho, la investigación sugiere que cuando los individuos confían en el proceso de toma de decisiones, es más probable que confíen en los resultados en entornos de justicia, incluso si estos resultados son desfavorables.

Tal como señala Westendorf, se pueden tomar medidas para mitigar el sesgo, como codificar preventivamente contra sesgos previsibles e implicar a analistas humanos en los procesos de construcción y aprovechamiento de sistemas de IA.

Investigaciones recientes han encontrado que el nivel de confianza de la gente en la policía (que es relativamente alto en Australia) se correlaciona con su nivel de aceptación de los cambios en las herramientas y la tecnología que utiliza.

Con este tipo de salvaguardias establecidas (así como las revisiones y evaluaciones del despliegue), el uso de la IA puede tener el resultado de establecer la objetividad integrada para las decisiones policiales reduciendo la confianza en las heurísticas y otras prácticas subjetivas de toma de decisiones. Con el tiempo, el uso de la IA puede ayudar a mejorar los resultados de la policía.

No obstante, la necesidad de explicabilidad es solo una consideración para mejorar la responsabilidad y la confianza pública en el uso de los sistemas de IA por parte de la policía, especialmente cuando se trata de la policía predictiva.

En otro estudio, los participantes expuestos a aplicaciones policiales supuestamente exitosas de la tecnología de IA eran más propensos a apoyar un uso policial más amplio de estas tecnologías que aquellos expuestos a usos infructuosos o no expuestos a ejemplos de aplicación de IA.

Eso sugiere que centrarse en una confianza más amplia del público en la policía será vital para mantener la confianza pública en el uso de la IA en la policía, independientemente del grado de transparencia y explicabilidad algorítmica. El objetivo de una IA transparente y explicable no debería dejar de lado este contexto más amplio.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

La policía de Escocia insta a desarrollar protocolos para el uso de videocámaras corporales

Una investigación encargada por la policía de Escocia considera que existe un apoyo público generalizado para que los agentes lleven cámaras corporales cuando son requeridos por todo tipo de incidentes, pero también advierte de los inconvenientes que deberían evitarse.

Un equipo del Centro de Investigación en Información, Vigilancia y Privacidad (CRISP) de la Universidad de Stirling ha elaborado un informe sobre el uso de videocámaras corporales (BWV), basado en una revisión de la literatura y entrevistas semiestructuradas con expertos en este tipo de cámaras.

Los investigadores enfatizaron que antes de introducir las BWV, la policía de Escocia debe asegurarse de que existan procesos de gobierno y control efectivos, especialmente respecto al manejo de los datos.

El profesor William Webster, de la Escuela de Gestión de la Universidad de Stirling, que dirigió el trabajo del informe, considera que las videocámaras corporales parecen un concepto sencillo, ya que se trata de una cámara que la policía lleva a todas partes, pero el cómo se utiliza influye en un conjunto complicado de relaciones, empezando por la relación entre el ciudadano y el estado. Es importante entender las consecuencias de este uso y cómo la tecnología modela el comportamiento, para estar seguros de que estas cámaras se utilizan en interés de la sociedad y no solo en interés de la policía.

Webster considera que a la policía le gusta utilizar las BWV porque le ofrece protección durante las intervenciones policiales, y más si estas comportan riesgo, ya que pueden ayudar, por ejemplo, a desescalar la violencia, a la vez que pueden recopilar pruebas en caso de juicio. Con todo, también ponen a la policía bajo vigilancia, ya que se han dado casos en otros cuerpos policiales de grabar a agentes del orden fumando mientras estaban de servicio o hablando por el móvil mientras conducían. Esto también debe tenerse en cuenta, dado que la confianza en las tecnologías y en la policía se puede perder fácilmente. Por lo tanto, habría que establecer protocolos y formación claros sobre el uso de las BWV.

La investigación también considera que tiene que estar claro quién gestiona las grabaciones, puesto que son datos sensibles de los ciudadanos. En esta línea, se pregunta si los oficiales deben descargar las grabaciones al final de los turnos, dónde se tienen que descargar y dónde se tienen que almacenar, quién puede acceder a ellas y qué circunstancias justifican mantener estas grabaciones.

Por lo tanto, se concluye que hace falta un mecanismo de supervisión donde se comprueben las grabaciones aleatoriamente, posiblemente con personas profanas, para controlar cómo se utilizan las BWV.

También destaca que es importante que organizaciones como la policía sigan consultando con la ciudadanía y los académicos la introducción de las nuevas tecnologías.

En esta línea, el superintendente jefe de la policía de Escocia, Matt Richards, se mostró favorable a la introducción de las BWV en el cuerpo policial de Escocia.

Desde instancias institucionales se considera que la introducción de las BWV requiere una importante inversión económica, pero tiene el potencial de mejorar el vínculo vital de confianza entre la policía y los ciudadanos, cosa que sustenta su legitimidad.

En lo que coinciden investigadores y policía es que el despliegue de las BWV debe ser ético y transparente y que debe recibir apoyo y orientación sobre consideraciones éticas, de derechos humanos y libertades civiles.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Evaluación de sistemas aéreos para la reconstrucción de la escena del crimen

Los profesionales de la seguridad no se han quedado atrás a la hora de utilizar las TIC como una oportunidad a la hora de plantear nuevos enfoques para modificar o crear estrategias innovadoras de prevención y reacción frente a la delincuencia, consiguiendo así una mejor eficacia y eficiencia en sus acciones. En este sentido, las nuevas tecnologías de teledetección montadas en drones ofrecen la posibilidad de mejorar la reconstrucción de escenas de crimen, junto con el modelo tradicional, es decir, con la inspección física del agente en la escena del crimen.

Con el fin de analizar las características y diferencias entre el sistema aéreo ─dron─ y el sistema terrestre ─a través de escaneo láser─, se realizaron simulaciones de tres escenarios exteriores distintos previstos en el informe del National Institute of Justice ” Evaluating Aerial Systems for Crime-Scene Reconstruction[1] del año 2021 en el Crisis City Training Center, cerca de Salina, Kansas: (1) una escena urbana que recreaba un robo de coches y tiroteos con cristales rotos, casquillos de balas y charcos de sangre, (2) un bosque donde se ha producido un suicidio y hay recipientes de alcohol vacíos y narcóticos, y (3) un campo abierto con una tumba clandestina, una pala, un teléfono móvil y prendas de ropa.

Con los resultados de estas simulaciones, las diferencias que se pusieron de manifiesto fueron, por un lado, a favor del sistema aéreo (y a diferencia del escaneo láser terrestre): (1) no requiere que el personal forense pase por la escena del crimen, arriesgando la contaminación y/o destrucción de evidencias y daños corporales por entornos peligrosos, (2) permite una captura de datos más rápida de toda la escena del crimen, (3) es más económico, al precio de unos 15.000 dólares (el láser terrestre convencional a unos 75.000) y (4) al capturar la información desde arriba, no existen los puntos ciegos, así como en el escaneo láser sí se produjeron si no había suficientes posiciones de escaneo o si había obstáculos.

Por otro lado, el escaneo láser comporta una mayor precisión de imágenes de las escenificaciones, con un nivel de error de cerca de 1 mm y capaz de preservar la calidad en escenarios de noche e independientemente de las condiciones ambientales. En esta línea, en cuanto al dron, el nivel de error resultó de 1 cm y, además, en el caso de espacios abiertos como bien podría ser el del bosque, la mayor altura del dron (para evitar golpear la copa de los árboles) redujo la calidad de la imagen. También es necesario tener presentes las variables atmosféricas (cobertura de nubes, temperatura, viento, precipitación…), que condicionarán la eficacia de las captaciones desde el aire.

Por tanto, para reconstruir imágenes 3D de la escena del crimen (simulado), la máxima eficacia se consigue complementando el escaneo terrestre y el aéreo, ya que la combinación de ambos sistemas permite una captura de datos más rápida en toda la escena del crimen, manteniendo un nivel de precisión más alto que cualquier método por sí solo, de donde resultaría una técnica no intrusiva que ayuda a los investigadores a prevenir la contaminación de la escena, y los resultados pueden ayudar a los oficiales, abogados y jueces a “pasear” por la escena en cualquier momento, incluso años después, así como a verificar detalles tales como distancias y líneas de visión.


[1] Informe: https://nij.ojp.gov/topics/artic l es/evaluating-aerial-systems-crime-scene-reconstruction

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Francia instala radares de ruido en siete municipios

Por primera vez, Francia instala radares de ruido que se encargarán de controlar los niveles de ruido emitido por los vehículos en zonas limitadas a 50 km/h. Se estima que las multas impuestas por superar los niveles acústicos permitidos puedan llegar a los 135 euros.

Los nuevos radares sonoros se han instalado en siete municipios. El proyecto, que tendrá una duración de dos años, ha empezado a funcionar hace pocas semanas. Esta iniciativa es la primera de este tipo en Europa, con lo que será necesario un tiempo para evaluar los resultados y extraer conclusiones.

Cuando Francia introdujo los radares de velocidad, hace veinte años, redujo drásticamente las cifras de accidentes de tráfico, lo que ayudó a salvar miles de vidas. Los nuevos sensores o radares de sonido serán, de momento, una prueba. Los sensores podrán detectar y grabar los vehículos que emitan un ruido excesivo, un problema creciente en los últimos años. La esperanza de las autoridades es establecer un límite de contaminación acústica y multar a los automovilistas que lo excedan.

La iniciativa sigue la creciente intolerancia de los franceses a los ruidos de la calle, sobre todo los de las motocicletas y los escúteres modificados. Según un estudio de Bruitparif –centro que cuenta con el apoyo del Estado francés que monitoriza el ruido en el área de París–, un escúter modificado que cruza París de noche puede llegar a despertar hasta 10.000 personas.

Según un estudio publicado recientemente por la Agencia Europea del Medio Ambiente, la contaminación acústica causa unas 16.000 muertes prematuras en Europa y 72.000 hospitalizaciones al año. El ruido del tráfico rodado sería uno de los principales responsables de estas malas cifras.

Después de la contaminación del aire, el ruido es el segundo factor ambiental que causa más problemas de salud, según la Organización Mundial de la Salud en un informe de 2011, cosa que aumenta el riesgo de trastornos cardiovasculares y presión arterial alta.

Según recoge el nuevo decreto publicado en el boletín oficial francés, los radares, que disponen de micrófonos y cámaras para captar la matrícula del vehículo infractor, tienen que estar situados en el arcén.

Los primeros radares instalados se encuentran en Saint-Lambert, una localidad situada en el sureste de París que acostumbra a ser parte de la ruta de los motoristas, conductores de quads y vehículos similares. Según algunas mediciones realizadas por la agencia Bruitparif, los niveles de ruido registrados el año pasado en esta zona se situaron entre los 210 y los 520 dB.

De manera progresiva, irán llegando más radares sonoros a otros municipios, como Niza o Toulouse. Aunque todavía no se ha establecido cuál será el límite de decibelios permitido antes de cometer la infracción, las primeras pruebas fijan un máximo de 90 dB.

Otras medidas que se aplicarán en paralelo a los radares sonoros serán la reducción del límite de velocidad y la plantación de árboles y vegetación diversa a lo largo de la carretera de circunvalación, a menudo obstruida, de París. Dan Lert, teniente de alcalde encargado de este plan, añade que se ordenará a los vehículos de emergencia que bajen el volumen de las sirenas durante la noche.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Amplia revisión de la Escuela de Policía en el Reino Unido

La Escuela de Policía del Reino Unido ha llevado a cabo una profunda revisión, ideada para mejorar el liderazgo, los estándares y el profesionalismo en toda la policía, con el objetivo de ayudar a la propia policía y mejorar el servicio público. De esta manera, se han establecido tres prioridades básicas:

  • Impulsar el profesionalismo, garantizando que los funcionarios y el personal tengan acceso al mejor desarrollo en formación continua y que se priorice adecuadamente.
  • Mejorar el liderazgo en los oficiales y el personal en todos los niveles para desarrollar sus habilidades de liderazgo.
  • Impulsar la consistencia, superando las debilidades del modelo de 43 fuerzas del orden, para llevar la consistencia donde más importa para el público y aquellos que trabajan en la policía.

Esta revisión de la Escuela de Policía fue lanzada en marzo de 2021 por Lord Herbert de South Downs, presidente del Colegio de Policía. Entre sus objetivos, hay que mencionar:

  • Llevar a cabo una evaluación del papel del Colegio, su eficacia y cómo opera junto con otras organizaciones en el ámbito policial.
  • Asegurar que el Colegio sea muy valorado por todos los sectores de la policía, desde los oficiales de primera línea y el personal hasta los jefes y comisionados de policía.

La policía se está volviendo cada vez más compleja y la cultura y los estándares en el servicio están sujetos a un escrutinio cada vez mayor.

Para implementar estos desafíos, la revisión incluyó una amplia consulta con personas de diferentes rangos, grados y roles de toda la policía, para averiguar qué quieren de su Facultad de Policía. Eso incluyó entrevistas individuales, evidencias escritas, grupos focales, visitas a las fuerzas policiales y una encuesta a unos 15.000 oficiales y personal diverso.

Los encuestados en la revisión reconocieron el éxito del Colegio al abordar problemas en algunas áreas críticas de la policía, como por ejemplo la respuesta a la pandemia de covid, e identificaron desafíos futuros para la policía.

Los desafíos identificados incluían:

  • Falta de desarrollo profesional.
  • Inversión insuficiente en el desarrollo del liderazgo en todos los rangos.
  • Ausencia de pensamiento estratégico coordinado en toda la policía.
  • Difuminado de responsabilidades a nivel nacional.
  • Equipamiento insuficiente para responder a los crecientes aspectos digitales de la delincuencia.

Las mejoras sugeridas para abordar estos problemas incluyen que el Colegio actúe como un centro nacional para el liderazgo policial y que la orientación y el conocimiento de lo que funciona sean más accesibles para aquellos que se encuentran a primera línea a través de una aplicación del Colegio, para introducir un nuevo enfoque consistente para el desarrollo personal para todos en la policía.

Con estos cambios, la policía estará en mejores condiciones de responder a los desafíos a los que se enfrenta, mejorar la confianza de las comunidades, reducir la delincuencia y mantener la ciudadanía más segura.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

5 aspectos a considerar sobre la inteligencia artificial

Aunque la inteligencia artificial ha sido objeto de investigación académica desde 1950 y se ha utilizado comercialmente en algunas industrias durante décadas, todavía está en mantillas en todos los sectores.

La rápida adopción de esta tecnología, junto con los problemas únicos de privacidad, seguridad y responsabilidad que tiene asociados, ha creado oportunidades para intentar asegurar que su uso sea ético y legal.

Desde la web especializada Abajournal, los autores Brenda Leong y Patrick Hall exponen cinco aspectos que hay que considerar en torno a la inteligencia artificial:

1. La inteligencia artificial es probabilística, compleja y dinámica. Los algoritmos de aprendizaje automático son increíblemente complejos, aprenden miles de millones de reglas de conjuntos de datos y aplican estas reglas para llegar a una recomendación de salida.

2. Hacer de la transparencia una prioridad a procesar. La complejidad de los sistemas de IA dificulta garantizar la transparencia, pero las organizaciones que implementan IA pueden ser consideradas responsables si no pueden proporcionar cierta información sobre su proceso de toma de decisiones.

3. El sesgo es un problema importante, pero no el único. Los sistemas de IA aprenden analizando miles de millones de puntos de datos recopilados del mundo real. Estos datos pueden ser numéricos, categóricos –como el género y el nivel educativo– o basados en imágenes, como fotos o vídeos. Dado que la mayoría de los sistemas están entrenados con los datos generados por los sistemas humanos existentes, los sesgos que impregnan nuestra cultura también impregnan los datos. Así pues, no puede existir un sistema de IA imparcial.

La privacidad de los datos, la seguridad de la información, la responsabilidad del producto y el intercambio con terceros, así como los problemas de rendimiento y transparencia, son igualmente críticos.

4. Hay más rendimiento del sistema de IA que la precisión. Si bien la calidad y el valor de un sistema de IA se determinan en gran medida por su precisión, eso por sí solo no es suficiente para medir completamente la amplia gama de riesgos asociados a la tecnología. Pero centrarse demasiado en la precisión probablemente ignore la transparencia, la equidad, la privacidad y la seguridad de un sistema.

Científicos de datos o abogados, por ejemplo, tienen que trabajar juntos para crear maneras más sólidas de verificar el rendimiento de la IA que se centran en el espectro completo del rendimiento del mundo real y los daños potenciales, ya sea por amenazas a la seguridad o deficiencias en la privacidad.

5. El trabajo duro acaba de empezar. La mayoría de las organizaciones que utilizan tecnología de IA tienen que adoptar políticas que garanticen el desarrollo y uso de la tecnología y orientación para que los sistemas cumplan con las regulaciones.

Algunos investigadores, profesionales, periodistas, activistas y abogados han empezado este trabajo de mitigación de los riesgos y responsabilidades que plantean los sistemas de IA actuales. Las empresas empiezan a definir e implementar principios de IA y a hacer serios intentos de diversidad e inclusión para los equipos tecnológicos.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Investigación sobre la respuesta policial a los abusos por honor o matrimonios forzados en Inglaterra

El reconocimiento y la respuesta de la policía a los abusos por motivos de honor, los matrimonios forzados y la mutilación genital femenina, si bien están cargados de buenas intenciones, normalmente no tienen el apoyo adecuado para las víctimas.

Así lo describe una investigación de Jennifer Holton, directora de Citizens in Policing, para la policía de Wiltshire (Inglaterra), basada en su propia experiencia y en la investigación sobre los problemas para subrayar los desafíos clave y las oportunidades de cambio.

La investigación se desarrolló a través de una revisión temática de las estadísticas e investigaciones nacionales, así como el compromiso de los profesionales de primera línea de la región suroeste de Inglaterra.

Holton rechaza que sobre la asistencia a cursos de capacitación o conferencias o leer investigaciones que descubren que se está trabajando mal, no se hable o no se busque cómo mejorarlo.

También documenta una serie de temas clave como, por ejemplo, el registro incorrecto de delitos. Los delitos como el acoso, la violación o la agresión a menudo se consideran de forma aislada, y el calificador de abuso basado en el honor no se registra ni se reconoce. Por lo tanto, es poco probable que se llegue a un consenso sobre este delito si ni siquiera es reconocido. Y sin estadísticas precisas es casi imposible conseguir mayor financiación y desarrollo en este ámbito.

En la investigación también se observa que casi la mitad de los participantes dijeron que su agencia tenía una persona designada para contactar para obtener ayuda relacionada con abusos basados en el honor, pero la gran mayoría añadió que no sabía quiénes eran esas personas o cómo contactar.

La disparidad en los informes se demuestra, además, en las estadísticas, sobre todo las referidas a la mutilación genital femenina. Según las estadísticas del National Health Service de 2018-2019, 6.415 mujeres fueron a un centro de atención médica porque tenían evidencia de algún caso, pero los enjuiciamientos exitosos de este tipo de delitos siguen siendo de una sola cifra.

En el año 2019 se remitieron 1.355 casos a la unidad de matrimonios forzados para su asesoramiento. El 64% de estos casos fueron denunciados por profesionales, el 18% por víctimas y el 18% por amigos y familiares de forma anónima.

La baja proporción de casos remitidos por las víctimas refuerza el importante papel que juegan los profesionales. Con todo, ya que muchos profesionales no confían en denunciarlo ellos mismos, el problema radica en el subregistro en múltiples fuentes.

Además, el hecho de que la mayoría de víctimas solo se lo desvelan a alguien en quien confían, normalmente un amigo próximo o un familiar, aumenta esta responsabilidad sobre los profesionales para detectar posibles señales o síntomas.

Esta es la única configuración garantizada que una persona joven vulnerable en riesgo de abusos por honor tiene para denunciar a alguien de manera segura e independiente. Aun así, Jennifer Holton subraya cómo es de incomprensible que se evite enseñar sobre este tema en el colegio, que es el lugar donde deberían promoverse debates sobre este tema.

A pesar de todo, también demuestra que ningún individuo u organización es responsable: no existe una agencia líder, nadie que asuma la responsabilidad y se asegure de que se toman las medidas. Entonces, en vez de que todo el mundo sea responsable, resulta que nadie lo es.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Un modelo para predecir los robos con fuerza en domicilio en Cataluña

El pasado 22 de noviembre, el doctor Pere Boqué Busquet, cabo de la Policía de la Generalitat – Mossos d’Esquadra, leyó en la Universidad de Girona su tesis doctoral, titulada Models matemàtics per a la predicció dels robatoris amb força a domicili a Catalunya (Modelos matemáticos para la predicción de los robos con fuerza en domicilio en Cataluña). Dirigida por el doctor Marc Saez Zafra y la doctora Laura Serra Saurina, analiza el estado de la cuestión del llamado “predictive policing” y, como su título indica, propone un modelo matemático para predecir en qué zonas de Cataluña es más probable que tenga lugar este tipo de hecho delictivo en un momento concreto.

Una de las primeras cuestiones que destaca el doctor Boqué es que los modelos de predicción aplicados en otros lugares del mundo (especialmente en los EE. UU.) no son válidos en Cataluña. Entre otras cuestiones, la configuración territorial y urbana hace que los patrones de victimización repetida (una parte de la base de estos modelos) no puedan trasladarse de forma directa a nuestro contexto. Ahora bien, dividiendo el territorio en celdas de 5 km de lado, ha podido comprobar cómo los robos con fuerza en domicilio siguen patrones temporales en forma de olas o rachas y, por lo tanto, pueden ser predictibles. Si la policía detectara el inicio, podría evitar su evolución (de las réplicas o repeticiones). Este resultado se recoge en el artículo publicado en la revista European Journal of Criminology ‘Surfing’ burglaries with forced entry in Catalonia: Large-scale testing of near repeat victimization theory”, de Pere Boqué, Laura Serra y Marc Saez (noviembre 2020).

El resto de resultados de la tesis, y la concreción del modelo, se presentan en otros dos artículos. En el segundo, se aplica un modelo log-Gaussiano de Cox para explorar la opción de hacer predicción a menor escala, en celdas de 500 m de lado o incluso de 250 m y 100 m. Se llega a la conclusión de que el patrón de victimización repetida a menor escala, a pesar de detectarse también en Cataluña, es insuficiente para modelar la dinámica global de los robos.

En el tercer artículo propone superar esta limitación con un “nuevo patrón espacio-temporal de victimización que amplía el concepto de repetición en la proximidad al de repetición en varias zonas, normalmente parecidas y que pueden estar alejadas”. A estas“agrupaciones de zonas que se suelen victimizar a la vez”, las denomina “constelaciones de robos” y forman un conjunto fijo, reducido y temporalmente estable sobre el que también se pueden crear modelos de predicción.

Estos dos últimos artículos están pendientes de publicación. Por este motivo, la tesis doctoral todavía no se publicará.

Más allá de la efectividad del modelo matemático, y como el doctor Boqué destacó al final de la lectura de su tesis, la dificultad del “predictive policing” no radica tanto en la parte predictiva, en la posibilidad o no de predecir la delincuencia, como en la parte del “policing”: qué acciones preventivas se pueden llevar a cabo para reducir las probabilidades de que se acaben cometiendo los delitos que se han predicho. Solo cuando se aplique este modelo se descubrirán las posibilidades reales de incidir preventivamente sobre la delincuencia. En cualquier caso, está claro que el conocimiento de la dinámica de los patrones espacio-temporales de la criminalidad da una ventaja a la policía que debería aprovecharse.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français