El Consejo Europeo adopta programas en justicia, derechos y valores

El Consejo Europeo ha adoptado los dos programas que constituyen el fondo de justicia, derechos y valores de la Unión Europea como parte del marco financiero de la UE para el periodo 2021-2027.

Los programas tienen que ayudar a promover, fortalecer y proteger aún más la justicia, los derechos y los valores de la UE. Tienen que apoyar el desarrollo de un espacio europeo de justicia basado en el estado de derecho, el reconocimiento mutuo y la confianza mutua.

Según la presidencia portuguesa de turno de la UE, la pandemia de COVID-19 ha golpeado de muchas maneras, desde la salud hasta el tejido económico y social, y los esfuerzos de recuperación deben construir la Europa que se tiene que vivir durante las próximas décadas.

Es de máxima importancia asegurar que se fortalecen estas sociedades democráticas y abiertas, se construye un futuro basado en los valores comunes y se promueve el derecho a la justicia de los ciudadanos desarrollando todavía más un área de justicia moderna y que funciona bien. La financiación de estos programas será clave para ayudar a conseguirlo.

El programa de derechos y valores, con un presupuesto global máximo de 1.550 millones (un presupuesto de 641,7 millones de euros, con una asignación adicional de 912 millones de euros como máximo), establece cuatro objetivos específicos:

– Proteger y promover los valores de la Unión Europea.

– Promover la igualdad y los derechos, incluidos la igualdad de género, la lucha contra la discriminación y los derechos de los niños.

– Promover el compromiso y la participación de los ciudadanos en la vida democrática de la Unión Europea y sensibilizar a la historia común europea.

– Luchar contra la violencia, sobre todo contra niños y mujeres.

El programa de justicia, con un presupuesto de 305 millones de euros, establece los siguientes objetivos específicos:

– Facilitar y apoyar la cooperación judicial en materia civil y penal y promover la independencia y la imparcialidad del poder judicial del Estado de derecho.

– Dar apoyo a la formación judicial y promoverla, con el objetivo de fomentar una cultura jurídica, judicial y del Estado de derecho común.

– Facilitar el acceso efectivo y no discriminatorio a la justicia para todo el mundo, incluidos los medios electrónicos, y dar apoyo a los derechos de las víctimas de delitos, así como a los derechos procesales de los sospechosos y de las personas acusadas.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

El Consejo Europeo construirá un Centro de la Competencia en Ciberseguridad en Rumania

La Unión Europea ha llegado a un acuerdo para impulsar la seguridad de internet y de otras redes y sistemas de información esenciales mediante la creación de un Centro de Competencia en Ciberseguridad, para poner en común las inversiones en investigación, tecnología y desarrollo industrial en materia de ciberseguridad.

El nuevo organismo, que tendrá su sede en Bucarest (Rumania), canalizará la financiación relacionada con la ciberseguridad de Horizonte Europa y del programa Europa Digital.

Este Centro Europeo de Competencia Industrial, Tecnológica y de Investigación en Ciberseguridad trabajará de forma conjunta con una Red de Centros Nacionales de Coordinación designados por los estados miembros.

El Centro también reunirá a las principales partes interesadas europeas, entre ellas la industria, las organizaciones académicas y de investigación y otras asociaciones de la sociedad civil pertinentes, para formar una Comunidad de Competencias en Ciberseguridad, con el fin de reforzar y difundir los conocimientos especializados en materia de ciberseguridad a toda la Unión Europea.

El Consejo Europeo ha adoptado el Reglamento por el que se establecen el Centro y la Red. Posteriormente, el Parlamento Europeo lo aprobará de forma definitiva.

Desde la Presidencia de Portugal, actualmente en presidencia de turno de la Unión Europea, se consideró que el nuevo Centro de Competencia en Ciberseguridad y la nueva Red desarrollarán un papel clave a la hora de contribuir a la seguridad de las infraestructuras digitales que todo el mundo utiliza diariamente por el trabajo o el ocio, así como los sistemas y redes de información en ámbitos fundamentales como la salud, el transporte, la energía, los mercados financieros y los sistemas bancarios.

Al mismo tiempo, reforzará la competitividad de la industria de ciberseguridad de la Unión Europea a nivel mundial, en particular de las pymes, y reafirmará el liderazgo y la autonomía estratégica en el ámbito de la ciberseguridad.

El Centro de Competencia cooperará estrechamente con la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA).

La votación ya efectuada mediante procedimiento escrito supone la adopción por el Consejo de su posición en primera lectura. Ahora, el acto jurídico tiene que ser aprobado por el Parlamento Europeo en segunda lectura, antes de publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Una agenda antiterrorista para la UE: anticiparse, prevenir, proteger y responder

Así se desprende de la comunicación del pasado mes de diciembre de 2020 de la Comisión Europea al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones sobre política antiterrorista.

El reciente periodo de ataques a tierras europeas ha servido para recordar que el terrorismo sigue siendo un peligro real y actual. A medida que evoluciona esta amenaza, también tiene que hacerlo la cooperación para contrarrestarla. La naturaleza transnacional de las redes terroristas requiere un fuerte enfoque colectivo a nivel de la Unión Europea, que salvaguarde y mantenga la sociedad pluralista, los valores comunes y la forma de vida europea. Los y las ciudadanas tienen derecho a sentirse seguros en casa y en la calle, así como en internet. La UE tiene un papel clave a la hora de ayudar a garantizar esta seguridad.

La UE continúa en alerta terrorista. Persiste la amenaza yihadista o inspirada por Daesh, Al Qaeda y sus afiliados. Las amenazas de extremistas violentos de derecha e izquierda aumentan. La naturaleza de los ataques también está cambiando. La gran mayoría de los ataques recientes los llevaron a cabo individuos que actuaban solos, a menudo con una preparación limitada y armas fácilmente disponibles, dirigidos a espacios densamente concurridos o altamente simbólicos. Aunque es probable que los ataques con un solo actor sigan prevaleciendo, no se pueden excluir ataques más sofisticados. La UE también tiene que estar preparada para las amenazas de tecnologías nuevas y emergentes, como el uso malicioso de drones, la inteligencia artificial y el material químico, biológico, radiológico y nuclear. La difusión de ideologías radicales y de material de orientación terrorista se acelera mediante el uso de propaganda en línea, y el uso de las redes sociales a menudo se convierte en una parte integral del mismo ataque.

En primer lugar, hay que ser capaces de anticipar mejor las amenazas existentes y emergentes en Europa. El intercambio de información y una cultura de cooperación multidisciplinar y multinivel siguen siendo claves para una evaluación sólida de las amenazas que puede constituir la base de una política antiterrorista a prueba de futuro.

En segundo lugar, hay que trabajar para evitar que se produzcan ataques, abordando y combatiendo mejor la radicalización y las ideologías extremistas antes de que arraiguen, dejando claro que el respeto a la forma de vida europea, a sus valores democráticos y a todo lo que representa no es opcional. Esta agenda establece maneras de dar apoyo a los actores locales y construir comunidades más resistentes con prioridad, en estrecha coordinación con los estados miembros, teniendo en cuenta que algunos ataques también han sido realizados por europeos.

En tercer lugar, para proteger eficazmente a los europeos, hay que seguir reduciendo las vulnerabilidades, ya sea en espacios públicos o para las infraestructuras críticas que son esenciales para el funcionamiento de nuestras sociedades y nuestra economía. Es fundamental modernizar la gestión de las fronteras externas de la UE mediante sistemas de información de la UE a gran escala nuevos y actualizados, con un apoyo reforzado por Frontex, y garantizar controles sistemáticos en las fronteras externas de la UE. Eso es necesario para cerrar lo que de otra manera sería una grieta de seguridad a la hora de volver los combatientes terroristas extranjeros.

En cuarto lugar, para responder a los ataques cuando se produzcan, hay que aprovechar al máximo el apoyo operativo que pueden proporcionar las agencias de la UE, como Europol y Eurojust, así como asegurar el marco legal adecuado para llevar a los autores a la justicia y garantizar que las víctimas reciban el apoyo y la protección que necesitan.

Finalmente, el compromiso internacional entre los cuatro pilares de esta agenda, que facilita la cooperación y promueve la creación de capacidades, es esencial para mejorar la seguridad en la UE.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

El Consejo Europeo aprueba la estrategia europea 2021-2025 contra las drogas

El Consejo Europeo aprobó el mes de diciembre pasado la estrategia de la Unión Europea que establece el marco político y las prioridades de la política contra las drogas de la UE en el periodo 2021-2025. La estrategia tiene como objetivo garantizar un alto nivel de promoción de la salud, la estabilidad social y la seguridad, y contribuir a la sensibilización. En base a esta estrategia, el Consejo elaborará un plan de acción que establecerá las medidas concretas para alcanzar estas prioridades.

Con esta estrategia, la UE y sus estados miembros reafirman su compromiso con un enfoque basado en evidencias, exhaustivo y equilibrado entre la reducción de la demanda y la oferta de drogas, con la preservación de los derechos humanos en el centro.

En virtud de la reducción del suministro de drogas, la estrategia se orienta a todos los aspectos del mercado de las drogas ilícitas e incluye la prevención, la disuasión y la interrupción de los delitos relacionados con las drogas, en particular la delincuencia organizada, mediante la cooperación judicial y policial, la inteligencia, la prohibición y la incautación de activos criminales, investigaciones y gestión de fronteras.

Esta área prioritaria se ha mejorado todavía más en comparación con la estrategia 2013-2020, para responder a los desafíos que se producen en los mercados de drogas europeos. Se caracterizan por una alta disponibilidad de varios tipos de drogas, incautaciones cada vez más elevadas, un aumento del uso de la violencia y enormes beneficios, así como el uso de plataformas de redes sociales, aplicaciones e internet, y internet oscura (darknet) para el tráfico ilícito de drogas. Estas características no se han desvanecido durante la crisis del COVID-19, sino al contrario.

El área política de reducción de la demanda de drogas consiste en una serie de medidas de refuerzo mutuo que incluyen prevención, detección e intervención precoz, asesoramiento, tratamiento, rehabilitación, reinserción social y recuperación. Esta acción tiene que ser adecuada al contexto social local y a las necesidades de la población objetivo, estar informada por evidencias científicas y ser segura y eficaz. Hay que desarrollarla mediante la estrecha colaboración de varios servicios de salud y asistencia social.  La crisis de la COVID-19 ha revelado todavía más la necesidad de garantizar la continuidad de estas acciones.

Se ha añadido un nuevo capítulo dedicado a tratar los daños relacionados con las drogas. Esta sección incluye medidas y políticas para prevenir o reducir los posibles riesgos y perjuicios para la salud, la sociedad y los centros penitenciarios. Cubre aspectos como la reducción de la prevalencia y la incidencia de enfermedades infecciosas relacionadas con los medicamentos, la prevención de sobredosis y las muertes relacionadas con las drogas, y la oferta de alternativas a las sanciones coercitivas.

La estrategia también identifica tres temáticas transversales de apoyo a las áreas políticas:

Cooperación internacional: mejorar el papel de la UE como intermediaria mundial para una política de drogas centrada en las personas y orientada a los derechos humanos mediante la cooperación con terceros países, regiones y organizaciones internacionales, reforzando el compromiso con las políticas de drogas orientadas al desarrollo alternativo de medidas.

• Investigación, innovación y previsión: proporcionar a la UE y a los estados miembros las capacidades de investigación y previsión necesarias para hacer frente a los retos de las drogas de forma más ágil y proactiva, aumentando la preparación para responder a los retos futuros.

• Coordinación, gobernanza e implementación: garantizar una implementación óptima de la estrategia, incluida la acción clave del Centro Europeo de Seguimiento de las Drogas y las Drogodependencias (OEDT) y de la Europol, que implique a la sociedad civil y proporcione recursos adecuados en el ámbito de la UE y de las naciones.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Plan de acción de la Unión Europea contra el racismo 2020-2025

La discriminación por motivos de raza o étnicos está prohibida en la Unión Europea. La Comunicación de la Comisión Europea al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones realizada en septiembre de 2020 trabaja en esta línea para el periodo 2020-2025.

El documento explica que esta discriminación persiste en nuestra sociedad y que, por lo tanto, no sería suficiente estar contra el racismo, sino que pide oponerse activamente. Explica que el racismo daña a la sociedad de diferentes maneras. En su forma más directa, significa que un gran número de habitantes de Europa están discriminados, lo cual afecta a su dignidad humana, sus oportunidades en la vida, su prosperidad y bienestar y su seguridad personal.

La Comunicación expone que la UE está construida sobre la diversidad y el fomento de una sociedad de pluralismo, tolerancia y no discriminación.

La Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE ha llevado a cabo una serie de encuestas que indican que existen elevados niveles de discriminación en la UE. Las encuestas señalan ámbitos de la vida en los que la discriminación racial se percibe con mayor intensidad. Los datos de la encuesta ponen de manifiesto que las consideraciones raciales influyen en la probabilidad de ser parado por la policía. Del 14% de los encuestados que respondieron que les había parado la policía el año anterior, el 40% tenía la impresión de que esta acción se debía a su origen étnico o por ser inmigrante.

La encuesta también señaló que la violencia y el acoso motivados por el odio a menudo no se denuncian. Entre personas de ascendencia africana, un 64% de las víctimas de violencia racista no lo denunciaron a la policía ni a ninguna otra organización ni servicio.

La Comisión emprenderá una evaluación global del marco jurídico vigente para determinar cómo mejorar su aplicación, si sigue respondiendo a su fin y si existen lagunas a mejorar.

La Decisión marco sobre la lucha contra el racismo y la xenofobia mediante el derecho penal pretende que las manifestaciones graves de racismo y xenofobia se castiguen con sanciones penales efectivas, proporcionadas y disuasivas en toda la UE.

La Comisión:

  • Informará sobre la aplicación de la Directiva sobre igualdad racial en 2021.
  • Presentará, en 2022, toda la legislación necesaria para mejorar las deficiencias y reforzar el papel y la independencia de los organismos para la igualdad.
  • Garantizará una transposición y aplicación correctas de la Decisión marco sobre la lucha contra el racismo y la xenofobia en toda la UE.

La Comisión insta a los estados miembros a que:

  • Garanticen que la legislación de la UE sea de transposición plena y se aplique correctamente en los estados miembros.
  • Lleguen rápidamente a un acuerdo sobre la propuesta de la Comisión de 2008 para aplicar el principio de igualdad de trato entre las personas independientemente de su religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Reducción de la violencia en El Salvador

342.- comando-elite-1-e1461189843981El denominado “Plan de Control Territorial” es, según el gobierno salvadoreño, el responsable de un gran cambio: el país era uno de los más violentos del mundo, pero el mes de enero de 2020 ha sido el mes con menos homicidios desde la Guerra Civil.

El presidente del país, Nayib Bukele, confía en que su plan acabará recibiendo la luz verde económica como único modo de garantizar que los asesinatos sigan disminuyendo. A pesar de ello, muchos analistas descartan que esta reducción histórica de la violencia se deba a una estrategia de seguridad que, en opinión suya, no aportaría nada de nuevo a aquello que habían hecho gobiernos anteriores.

Con todo, las cifras oficiales son claras y apuntan a un descenso notable en el número de homicidios en el El Salvador, donde la tasa por cada 100.000 habitantes pasó de 51 en 2018 a 35,8 en 2019. Y la curva descendente se acentúa desde que el presidente Bukele asumió la presidencia en junio de 2019 y anunció su plan de seguridad. Desde julio, la cifra mensual de homicidios ha estado siempre por debajo de las 200 víctimas. El récord a la baja llegó este mes de enero con 119 homicidios y una media diaria de 3,8 –un 60% menos que en enero de 2018.

Varios analistas vinculan la disminución de la violencia a factores ajenos a la política del Gobierno. Consideran más plausible un posible plan de las bandas para dejar de cometer asesinatos con el objetivo de evitar enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, con el fin de mantener su control de territorios y seguir dedicándose a la extorsión. Otros estudiosos consideran el descenso de los homicidios como un espejismo, fruto de un gesto de buena voluntad de las bandas hacia el nuevo ejecutivo. De este modo, el día que las bandas quieran enviar un mensaje contrario al presidente Bukele, las cifras subirán para provocar o pedir alguna concesión, como ya ha sucedido en el pasado.

El “Plan de Control Territorial” es una iniciativa dividida en siete fases, dos de las cuales ya han sido implantadas. La fase 1 supuso la salida a las calles de centenares de policías y militares. La previsión de la fase 2 incluye la reconstrucción del tejido social y la capacitación de jóvenes. La fase 3 se encuentra a la espera de la aprobación de un préstamo de 109 millones de dólares americanos del Banco Centroamericano de Integración Económica, con que pretende mejorar el equipamiento de las fuerzas de seguridad. Las fases 4 a 7 todavía no se han hecho públicas.

El Gobierno considera clave que las fuerzas de seguridad desplegadas permanezcan en las zonas más conflictivas de forma continuada. Antes tenían una presencia de como mucho 72 horas, y, una vez se retiraban, las estructuras criminales volvían a operar.

También hay que tener en cuenta el gran desafío para la estrategia que representa su sostenibilidad financiera. Se apuesta también por la participación ciudadana para conseguir que los últimos indicadores se mantengan.

Y es que el combate y la represión de las fuerzas de seguridad tienen un límite, y si la sociedad no se involucra y participa de un modo activo, los resultados difícilmente serán sostenibles en el tiempo. Algunos analistas se inclinan para potenciar los proyectos de reforma social y de fomento del empleo, que consideran que ayudarían a reducir las tasas de homicidios, y no sólo la persecución criminal.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

El Gobierno de El Salvador pone en marcha estrategias concretas contra las bandas

339.- Mara_Salvatrucha_MS13El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció el inicio de la aplicación de estrategias concretas con las que pretende reducir la violencia al país, que continúa entre los que registran mayores tasas de homicidios del mundo, 50,3 por cada 100.000 habitantes el año 2018.

Aunque desde el gobierno se criticaban anteriores políticas gubernamentales de “mano dura” contra las bandas, se explicó que se apostaba por nuevos paradigmas en el combate del crimen, al considerarlo un problema social surgido de la falta de oportunidades y la pobreza. Ahora bien, hasta la fecha no se ha hablado de prevención ni de políticas de reinserción, sino de atacar a las bandas en los dos escenarios considerados clave por el gobierno actual: las prisiones y los centros de las grandes ciudades.

Lo primero que se quiere llevar a cabo es atacar las finanzas de las bandas. El gobierno quiere evitar que las bandas tengan ingresos y, por eso, quiere evitar su financiación. Y es que se considera que es gracias a la práctica de extorsiones que las bandas financian casi un 80% de sus operaciones. Paralelamente, se quiere evitar el blanqueo del dinero con las empresas que les facilitan las operaciones.

Una segunda iniciativa sería la de recuperar los centros de las grandes ciudades, que se consideran el lugar donde las bandas tendrían la mayoría de negocios relacionados con la extorsión. Fuentes gubernamentales consideran erróneas iniciativas anteriores que ponían el foco de atención en las pequeñas comunidades rurales.

Para recuperar estos centros históricos, se pretende desplegar cámaras de seguridad, así como desplegar más presencia de las fuerzas del orden, que serían destinatarias de la inversión de 15 millones de dólares USA para la mejora de las condiciones laborales.

La tercera iniciativa en la lucha contra las bandas sería la de cortar las comunicaciones en las prisiones, ya que se considera que el 80% de las órdenes de homicidios y extorsiones sale de las mismas prisiones. De este modo, se perseguiría decapitar las comunicaciones desde estos centros. Para hacerlo, también se quiere contar con la renovación del personal penitenciario, para evitar sobornos o extorsiones en el seno de las prisiones.

El plan de seguridad que ponga en marcha el gobierno salvadoreño no refleja ninguna vía de diálogo con las bandas. Es más, se subrayó que un gobierno no tiene que dialogar con “grupos criminales”.

Hay expertos en el tema que aseguran que las políticas exclusivas de “mano dura” no funcionan sin un plan que busque las raíces socioeconómicas de la violencia en el país, ya que no sirve de nada encarcelar a miles de integrantes de bandas porque estas ya son parte del tejido social de El Salvador.

Pero políticamente se considera que la criminalidad es lo que más preocupa a la población, y se quiere exteriorizar un mensaje de implacabilidad, que es lo que querrían los salvadoreños. Sin embargo, hay analistas políticos que abonan el terreno a una doble estrategia: empezar el mandato gubernamental con una política visible más dura frente al crimen, esperar la reacción de las bandas y poder promover después algún tipo de propuesta alternativa.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

 

La Organización de Estados Americanos apoyará Honduras en las reformas del sistema penitenciario

338.- 42025187020_31480db52d_bEl Gobierno de Honduras y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) acordaron desarrollar una estrategia penitenciaria para fortalecer las capacidades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) de Honduras.

La estrategia será por un periodo de 9 meses y tendrá que incorporar un enfoque de derechos humanos en la atención que ejerce al lNP.

El convenio consiste en la reestructuración con políticas integradoras del sistema penitenciario, con las que se contribuirá a la reinserción social de las personas privadas de libertad en Honduras.

Desde la OEA se considera que, si se aspira a construir sociedades libres de violencia y de crimen organizado, hacen falta centros de privación de libertad que eduquen y ofrezcan la oportunidad de rehabilitar y reintegrar a las personas que cometieron delitos.

Gran parte de la población encarcelada en algún momento recuperará la libertad, y es necesario que esté preparada para reinsertarse en la sociedad.

La estrategia en que trabajarán la OEA y Honduras –por un periodo de 9 meses– tendrá que incorporar un enfoque de derechos humanos en la atención brindada por el sistema en la custodia de personas privadas de libertad.

La OEA informó de que los ejes de acción del acuerdo son los siguientes:

– La mejora de la administración y gestión de la infraestructura del sistema penitenciario

– Seguridad, control y vida dentro de la prisión

– Rehabilitación y reinserción integral

– Asistencia post penitenciaria

– Transparencia y rendición de cuentas

El acuerdo se  firmó en el marco de la IV Reunión de Autoridades Responsables de Políticas Penitenciarias y Carcelarias de las Américas.

Hay que recordar que, según las cifras oficiales de Honduras, durante el año 2019 se produjeron 3.996 homicidios, un 7,1% más que en el 2018, en que se contabilizaron 3.732 crímenes.

El informe señala, además, que el 80% de las víctimas de homicidio en el país son personas económicamente activas de entre 18 y 50 años, y cerca del 6,5% son menores de 18 años.

La violencia causada por el crimen organizado y el narcotráfico es uno de los principales problemas del país, uno de los utilizados por el paso de la droga que llega de Sudamérica con destino a los Estados Unidos.

El Gobierno responsabiliza a las bandas mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 de la mayoría de homicidios registrados por la disputa de territorios por el narcotráfico y el cobro de extorsiones.

Con respecto a los feminicidios, el crimen organizado es responsable del 70% de las muertes violentas de mujeres en Honduras, donde 271 han sido asesinadas el año 2019 y más del 90% de casos han quedado impunes. El 30% de muertes de mujeres restante es causado por parejas o exparejas. Se trata, pues, de un país de 9,2 millones de habitantes, donde cada 18 horas se produce el asesinato de una mujer.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Cae en picado la cifra de encarcelados en los Países Bajos

328 PRESONSLos Países Bajos han cerrado 23 prisiones en cinco años y tienen la tercera tasa de encarcelamiento más baja de Europa con 54,4 internos por cada 100.000 habitantes. Las prisiones han sido reconvertidas en centros de asilo temporal, viviendas u hoteles.

El sistema judicial holandés está disminuyendo la población penitenciaria gracias, en parte, a programas de rehabilitación para personas con problemas de salud mental. Hay perfiles de personas bajo tratamiento psiquiátrico que son beneficiarias de una tendencia que crece en los Países Bajos, y es la de evitar que las personas entren en prisión a menos que sea estrictamente necesario. Entre las claves está, sobre todo, un exitoso programa que ofrece cuidados comunitarios a los que sufren problemas psiquiátricos.

Este programa persigue dos objetivos: prevenir un nuevo delito y aliviar el sufrimiento psiquiátrico y los problemas sociales que este comporta. Muchas veces se trata de personas con vulnerabilidad psicótica, autismo o dificultades graves en el aprendizaje que a menudo se combinan con serios desórdenes de la personalidad, adicciones, problemas financieros, problemas de vivienda o de vínculos familiares, y que acostumbran a estar traumatizadas.

Según WODC, centro de investigación y documentación del Ministerio de Justicia, el número de sentencias de prisión aplicadas en el país ha disminuido de las 42.000 en 2008 a 31.000 en 2018. A esta cifra hay que sumarle una disminución de dos tercios de las condenas a jóvenes y un descenso en los delitos registrados en el mismo periodo del 40%, hasta 785.000 ilícitos en el 2018. Paralelamente, otro de los factores sería el de las sentencias fuera del sistema judicial, como podrían ser las multas o el uso de la mediación.

Además, existe un programa de rehabilitación psicológica denominado TBS. Forma parte del sistema de justicia criminal para personas que no pueden asumir la responsabilidad de sus actos o solo pueden hacerlo de manera parcial.

Los beneficiarios del TBS tienen que haber cometido un crimen con una condena mínima de 4 años de prisión y tener un gran riesgo de reincidencia. El programa trabaja específicamente en su reinserción. Si se cree que eso no será posible o el interno no coopera, pueden ser transferidos a una prisión de alta seguridad.

El sistema de justicia criminal considera que aunque las condenas en la prisión pueden parecer el método más lógico y efectivo para mejorar la seguridad, la verdad es que solo ayuda a crear criminales más peligrosos. Ante esto, consideran que hay métodos menos agresivos capaces de obtener resultados más duraderos y positivos para la reinserción de las personas que cometen delitos.

Concluyen que las prisiones imponen una manera de vivir institucionalizada y muy controlada que no tiene nada que ver con el mundo real. Además, las personas jóvenes tienen peores experiencias en la prisión.

Dejar de considerar el encarcelamiento como la solución estándar para la delincuencia puede permitir la búsqueda de medidas preventivas más eficaces.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Ecuador: el plan Más Seguridad busca una estrategia conjunta

El plan Más Seguridad, que fue suspendido hace 11 años, se ha vuelto a reanudar. El pasado 15 de agosto se firmó un convenio interinstitucional con las principales instituciones involucradas en este tema.

En la reunión, liderada por la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, se dieron cita los máximos representantes de la Policía Nacional, el Servicio Integrado ECU911, la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG), la Policía Metropolitana, el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, la Agencia de Tráfico Municipal (ATM), las Fuerzas Armadas y la Dirección Municipal de Justicia y Vigilancia.

La reanudación del programa de seguridad se desarrolla junto con el Ministerio del Interior, la Fiscalía General del Estado y la empresa privada. Se pretende que esta coyuntura interinstitucional permita que los organismos de respuesta en seguridad ciudadana, orden público y otras acciones beneficien el bien común, propicien una cultura de prevención y participación ciudadana, control y seguimiento de políticas con evaluaciones y rendición de cuentas periódicas.

Guayaquil ha ofrecido recursos, equipos y personal con el objetivo de mejorar la seguridad. Se destinarán 8 millones de dólares USA para la adquisición de 120 cámaras de vigilancia. Una de las estrategias es unificar las 1.100 cámaras que tiene la CSCG y las 500 del Servicio Integrado ECU911 del Gobierno.

También se prevé invertir en 600 botones de pánico para el plan “Amiga, ya no estás sola”, 600 bodycam, de las cuales 500 se entregarán a los agentes metropolitanos y 100 a la Policía de Turismo. Y finalmente, en una nueva central de llamadas y cámaras videoanalíticas de reconocimiento facial.

El Ministerio del Interior subrayó que se trata de un plan de choque con el fin de hacer frente a la violencia, el narcotráfico, la minería ilegal, la pornografía infantil, los feminicidios, la posesión de armas, etc., ya que el año pasado en Ecuador se produjeron más muertes en el ámbito de la convivencia social que por criminalidad.

El plan prevé hacer más incidencia en las zonas o barrios con un mayor número de asaltos, como sería el caso de Modelo y 9 de Octubre, los sectores con más actividad comercial de Guayaquil.

Las estadísticas del Ministerio del Interior muestran que este céntrico sector comercial es donde se producen más robos en locales. De enero a mayo de 2019 se registraron 284 casos, lo cual supone un aumento del 10,08% con respecto al mismo periodo de 2018.

El plan Más Seguridad incluye la integración de mesas de trabajo donde empresarios, periodistas, académicos, representantes políticos, etc. debatan y propongan soluciones y propuestas para mejorar la seguridad.

Las mesas de trabajo redactarán sus iniciativas sobre cómo mejorar los servicios de atención de seguridad y justicia, el tratamiento correcto de la información sobre delitos, la atención integral a las víctimas y la convivencia pacífica.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

.