Datos sobre mortalidad 2001–2016 en las cárceles de los Estados Unidos

343.- alcatraz-usa-america-prisonEn 2016, un total de 4.117 reclusos de centros federales o estatales murieron en prisiones públicas o privadas de los Estados Unidos. La cifra de muertos en prisiones estatales aumentó  un 1,3% respecto al 2015 (de 3.682 a 3.729 en el año 2016), mientras que la cifra de reclusos muertos en prisiones federales se redujo un 15% (de 455 en el año 2015 a 388 en el 2016). Este descenso representó la primera caída en las estadísticas desde el 2012.

Así, mientras que el número total de presos estatales se redujo un 5% del 2006 al 2016, la cifra de muertos aumentó un 15% en este mismo periodo.

Cada año entre el 2001 y el 2016, una media del 88% de las muertes de personas encarceladas en prisiones estatales fueron debidas a causas naturales, con cifras que iban del 89% en el 2001 al 86% en el 2016. En este mismo periodo, una media del 11% de las muertes en prisiones estatales se produjeron por causas antinaturales, como suicidios, intoxicaciones por drogas o alcohol, causas accidentales u homicidios. Las cifras variaban del 9% en el 2001 al 13% en el 2016.

Datos más destacados:

  • Un total de 036 reclusos murieron entre 2001 y 2016, de los cuales cerca del 90% murieron en prisiones estatales, con 53.051 defunciones, y el 10% en centros federales, con 5.985 defunciones.
  • Del 2015 al 2016, la cifra de reclusos muertos en prisiones estatales pasó de 296 a 303 por cada 100.000 personas encarceladas en prisiones estatales.
  • Del 2015 al 2016, la cifra de muertos en prisiones federales disminuyó por primera vez de 283 a 252 muertos por cada 100.000 presos en centros federales.
  • Las muertes relacionadas con enfermedades representaron el 86% del total de defunciones en centros estatales en el 2016, con más de la mitad de enfermos de cáncer (30% de las muertes) y un 28% de enfermedades del corazón.
  • Con respecto a las muertes por homicidio, incluyendo las muertes causadas por heridas sufridas antes del encarcelamiento, representaron el 2,5% de las muertes en las prisiones estatales y el 3,6% en los centros federales.
  • Más de la mitad de los muertos en prisiones estatales en el año 2016 (55%) eran presos blancos, los cuales representaban menos de un tercio (31%) de los internos de las prisiones estatales.
  • Del año 2001 al 2016, se redujeron las tasas de mortalidad en casi todos los grupos de edad en las prisiones estatales, excepto los mayores de 55 años, que triplicaron las defunciones y alcanzaron la cota máxima de la tasa de mortalidad.
  • La tasa media anual de suicidios de 2001 a 2016 fue de 17 muertos por cada 100.000 prisioneros en centros estatales. Del 2015 al 2016, los suicidios aumentaron del 5,9% al 6,8%, con el suicidio de 255 presos estatales.
  • El año 2016, 586 hombres murieron en prisiones estatales, cifra que representa el 96% del total. El 4% restante fueron mujeres, con 143 defunciones.
  • Del 2001 al 2016, ocho estados (Texas, California, Florida, Pensilvania, Nueva York, Michigan, Ohio y Georgia) sumaron más de la mitad de las muertes en prisiones estatales (27.204 de 53.051). Entre Texas (6.628) y California (5.796), sumaron el 23% del total de muertos.

https://bjs.gov/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

El 59% de la producción mundial de armas tiene lugar en los EE. UU.

ARMES PRODUCCIOLas ventas de armas por parte de las 100 empresas más grandes del sector –excepto las chinas– alcanzaron los 420.000 millones de dólares en el año 2018, lo cual supone un incremento del 4,6% respecto al año anterior. Así lo indican los nuevos datos publicados por el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI).

A partir de los datos de SIPRI se observa que la venta de armas de las 100 primeras empresas ha aumentado un 47% desde el año 2002. También hay que mencionar que SIPRI excluye de la base de datos a las empresas chinas porque la falta de información impide hacer una estimación fiable.

Por primera vez desde el año 2002, las cinco primeras empresas de armamento tienen la sede en los EE. UU. Y el total de ventas por parte de todas de las empresas norteamericanas aumentó a 246.000 millones de dólares, el equivalente al 59% de todas las ventas de armas de las 100 primeras empresas. Esta cifra representa un incremento del 7,2% respecto al 2017.

Por su parte, la venta de armas rusas se mantiene estable. El conjunto de la venta de armas de las primeras diez empresas rusas que aparecen en el ranking del 2018 fue de 36.200 millones de dólares. Un ligero descenso del 0,4% respecto al 2017.

SIPRI constata un crecimiento en la venta de armas de las empresas francesas pero disminuye la de las empresas británicas y alemanas. En conjunto, la venta de armas de las 27 empresas europeas de las 100 primeras creció ligeramente en el 2018, hasta los 102.000 millones de dólares. Las ventas de las empresas con sede en el Reino Unido cayeron un 4,8% hasta los 35.100 millones de dólares, pero se mantuvieron entre las más elevadas de Europa.

En conjunto, la venta de armas de las empresas francesas de las 100 primeras de la lista fue la segunda más alta de Europa, con 23.200 millones de dólares. Las ventas totales combinadas de las cuatro empresas productoras de armas de Alemania que aparecen en el ranking cayeron un 3,8%.

Ochenta de las 100 principales productoras de armas durante el año 2018 tenían la sede en los EE. UU., Europa y Rusia. De las 20 restantes, Japón tenía 6; Israel, India y Corea del Sur, 3; Turquía, 2 y Australia, Canadá y Singapur, 1.

Las ventas conjuntas de las seis empresas japonesas se mantuvieron relativamente estables en el 2018. Con 9.900 millones de dólares, representaron el 2,4% del total de la lista de 100 empresas.

La base de datos del SIPRI sobre la industria de armas se creó en 1989. En aquel momento, no contenía los datos de las empresas de los países de la Europa del Este, incluida la Unión Soviética. La versión actual contiene datos desde el año 2002, incluidos los de las empresas rusas. Las empresas chinas no se incluyen porque no hay datos disponibles a partir de los que poder hacer estimaciones razonables o consistentes sobre las ventas de armas desde el 2002.

Hay que aclarar que por “venta de armas” se entiende la venta de bienes y servicios militares a clientes militares nacionales y extranjeros.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Disminuyen las brechas raciales y étnicas en el sistema judicial de los Estados Unidos

alambre-bardeado-bahia-de-guantanamo-bandera-estadounidense-319500

Un estudio reciente encargado por el Consejo sobre Justicia Penal y dirigido por William J. Sabol, exdirector de la Oficina de Estadísticas de Justicia de los EE.UU. y criminólogo del Andrew Young School of Policy Studies de Georgia, concluye que las brechas raciales y étnicas han disminuido entre la población encarcelada y en régimen de libertad condicional en los Estados Unidos entre el 2000 y el 2016, el año más reciente para el que se dispone de datos federales y estatales combinados. Este estudio, sin embargo, no analiza los motivos de la reducción de la brecha racial.

Aunque los afroamericanos son el grupo más grande de individuos en el sistema judicial de los Estados Unidos, la disparidad racial entre negros y blancos se ha reducido significativamente en las dos últimas décadas.

La disminución se ha producido en todas las categorías de delitos mayores, pero la bajada más significativa afecta a los delitos relacionados con las drogas. En estos, la tasa de encarcelamiento de afroamericanos ha pasado de ser 15 veces la tasa de los blancos a poco menos de 5 veces en la última década y media.

Las disparidades entre hispanos y blancos han disminuido de manera similar, y el descenso más significativo se ha producido en la población en libertad condicional, que ha pasado de ser 3,3 veces la tasa de los blancos en el año 2000 a 1,4 en el 2014.

Esto es especialmente evidente en el número de afroamericanos detenidos por delitos de drogas, que ha bajado de un pico de 2.177 por 100.000 habitantes en el año 2000 a 1.274 por 100.000 en el 2016, con un descenso en torno al 41%. Hay que mencionar que algunos estados han empezado a reducir las detenciones por posesión de marihuana en respuesta a los crecientes movimientos prolegalización.

Con todo, las disparidades raciales siguen siendo un problema grave en el sistema, pero las nuevas cifras representan un cambio significativo. En los últimos 40 años, los índices generales de prisión para la población negra han sido entre seis y ocho veces los de los blancos.

La reducción de la brecha racial ha sido especialmente destacable en la población encarcelada. El número de negros adultos encarcelados se ha reducido un 10% entre 2000 y 2016, pasando de 589.499 a 527.675, periodo en que la brecha entre negros y blancos en las prisiones se ha reducido en un 42%.

Al mismo tiempo, el número de blancos en las prisiones estatales ha aumentado un 18,6% en el mismo periodo, pasando de 452.232 a 536.183.

Los autores del estudio también han detectado una disminución similar, pero inferior, en las disparidades raciales de la población penitenciaria federal. El desnivel entre blancos y negros pasó de ser de 8,4 a 1 a ser de 7 a 1 entre los años 2001 y 2017. En el mismo periodo, la tasa de la población hispana disminuyó de 7,3 a 4,6 presos por cada preso blanco.

El descenso de la disparidad racial entre las mujeres fue incluso más pronunciado que entre los hombres. El año 2000, había seis mujeres afroamericanas por cada mujer blanca en el sistema judicial norteamericano. En el 2016, esta cifra bajó a dos mujeres afroamericanas por cada mujer blanca entre rejas.

El número de mujeres negras en las prisiones estatales disminuyó a la mitad durante este periodo, mientras que el número de mujeres blancas pasó de 25.000 a 60.000.

La reducción considerable de la brecha de encarcelamiento entre mujeres blancas y negras fue motivada por un descenso significativo del número de mujeres negras en la prisión por delitos de drogas, junto con un número creciente de mujeres blancas por delitos de drogas y violencia, según el estudio.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Los europeos gastan en el mercado minorista de drogas unos 30 billones de euros al año

DROGUES EUROPOLEl informe 2019 EU Drug Markets Report, publicado por la agencia de drogas de la UE (EMCDDA) y Europol, revela que del total de 30 billones de euros que los europeos se gastan drogas al año, un 39% se destina a cannabis, un 31% a cocaína, un 25% a heroína y un 5% a anfetaminas y MDMA. Este gasto hace que el mercado de las drogas sea una fuente muy importante de ingresos para los grupos de crimen organizado de la Unión Europea.

El informe estudia las tendencias de la cadena de suministro desde la producción y el tráfico de drogas hasta la distribución y las ventas. Describe cómo el mercado de las drogas tiene amplias repercusiones tanto en la salud como en la seguridad y cómo un enfoque holístico sería vital para hacer políticas efectivas de control de drogas.

Los últimos datos muestran que la disponibilidad global de las drogas en Europa sigue siendo muy elevada y que los consumidores tienen acceso a una gran variedad de productos de gran pureza y alta potencia a precios constantes o que bajan. Uno de los temas transversales importantes del informe es el impacto ambiental de la producción de drogas, incluida la deforestación y el vertido de residuos químicos, que pueden provocar daños ecológicos, riesgos en la seguridad y elevados costes de limpieza.

El informe destaca la importancia creciente de Europa, tanto en cuanto a objetivo como a región productora de drogas, y muestra cómo la violencia y la corrupción vistas desde hace tiempo en los países productores de drogas tradicionales son cada vez más evidentes en la UE. Entre las amplias consecuencias del mercado de drogas presentadas en el análisis se encuentra el impacto negativo sobre la sociedad, por ejemplo, la violencia de las bandas, el homicidio relacionado con las drogas y la tensión sobre las instituciones públicas.

También se exploran los lazos del mercado de las drogas con una actividad criminal más amplia, por ejemplo, de trata de seres humanos, terrorismo, así como su repercusión negativa en la economía legal, por ejemplo cómo el blanqueo de dinero asociado al comercio de drogas castiga a las empresas legítimas.

El informe plantea preocupaciones por la mayor diversificación del tráfico de drogas vía marítima y el mal uso de la aviación general, por ejemplo, aviones privados, drones, con finalidades penales. El uso de servicios postales y de paquetería para transportar drogas también se está expandiendo rápidamente, siguiendo la tendencia creciente de las compras en línea en Europa y la circulación de mayores volúmenes de mercancías.

Los mercados de superficies web y web oscura, así como las redes sociales, los servicios de mensajería y las aplicaciones móviles ofrecen vías para la venta en línea de drogas. Si bien los mercados de web oscura mantienen una capacidad de resistencia, también han aparecido tiendas de vendedores en línea y mercados dirigidos a nacionalidades específicas y grupos lingüísticos. Las armas de fuego ilegales, teléfonos inteligentes cifrados y documentos fraudulentos son una de las herramientas criminales clave que cada vez más utilizan los traficantes de drogas.

El informe analiza en profundidad los mercados de las principales drogas que se utilizan en Europa:

  • Cannabis: este es el mayor mercado de drogas de Europa, con unos 25 millones de europeos (de 15 a 64 años) que han consumido esta droga en el último año. El informe ilustra que, mientras que la hierba y la resina de cannabis todavía dominan, los productos del cannabis son cada vez más diversos en Europa.
  • Heroína y otros opioides: riesgos graves para la salud y problemas precursores. El uso de opioides todavía representa la mayor proporción de daños, incluidas las muertes asociadas al consumo de drogas en la UE.
  • Cocaína: producción récord y mercados en expansión. Se trata de la segunda droga ilícita más consumida en la UE, con un valor al detalle de mercado estimado de 9.100 millones de euros.
  • Anfetamina, metanfetamina y MDMA – producción a gran escala en Europa para el consumo interno y la exportación: representan en torno al 5% del mercado total de la droga de la UE, con un valor estimado del mercado minorista de al menos mil millones de euros para la anfetamina y la metanfetamina y 0,5 millones de euros para MDMA.
  • Nuevas sustancias psicoactivas: menos detecciones nuevas, pero sustancias potentes que representan graves amenazas para la salud. Se trata de sustancias diversas que no están sometidas a controles internacionales de drogas.

En un mercado de drogas cada vez más complejo, adaptativo y dinámico, el informe destaca que las políticas y respuestas de la UE tienen que ser igualmente ágiles, adaptativas y unificadas.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

 

La cifra negra del delito en Argentina

Policia_Metropolitana_-_Buenos_Aires_-_ArgentinaTodos los países dedican muchos esfuerzos a entender las tendencias y patrones de la actividad delictiva. La principal fuente de información sobre violencias y delitos en la que se basan las políticas públicas de seguridad proviene de las denuncias de los ciudadanos. Pero en Argentina hay una gran preocupación sobre la fiabilidad de estas estadísticas.

Eso es a causa de que solo una pequeña parte de los delitos cometidos son conocidos y registrados por las autoridades. Y es que es sabido que, por diferentes motivos, no todos los delitos quedan registrados en las estadísticas criminales.

Conocemos como “cifra negra” del delito todos aquellos delitos cometidos pero que por varios motivos no son registrados por las autoridades. Por lo tanto, las autoridades están lejos de conocer la fotografía completa de la actividad delictiva. Y este problema es particularmente grave en países con niveles inferiores de desarrollo, ya que presentan las tasas más bajas de denuncia.

Si bien existe una cifra negra asociada a cada tipo de delito y a cada contexto, se puede afirmar que una media de casi el 70% de los delitos no se denuncian. Esta cifra puede llegar al 90% para ciertos tipos de delitos, como serían aquellos de alta prevalencia como los delitos menores contra la propiedad, los de violencia de género, violencia doméstica y los relacionados con la corrupción y el narcotráfico.

En Argentina no se denuncia el 62,6% de los delitos. Eso tiene profundas implicaciones en el diseño de las políticas públicas orientadas a la prevención y el control del delito. De aquí la importancia que adquiere la realización de encuestas de victimización.

Si se analizan las tasas de no denuncia por tipo de delito, se observa con claridad una fuerte asociación entre el tipo de delito y el nivel de cifra negra. Mientras que en los casos de robo de vehículos la cifra negra es inferior al 20%, el resto de delitos tiene una cifra negra superior al 50%.

Los motivos para hacer una denuncia se relacionan con la expectativa de que el delincuente sea castigado, la reparación del daño o la recuperación de los bienes sustraídos.

La principal razón por la que las personas no denuncian es la desconfianza en las autoridades con respecto a su capacidad para resolver el problema (34,6%), porque prefieren resolver este problema por su cuenta (24,6%), porque atribuyen poca importancia a lo que ha pasado (20,5%), por la falta de pruebas (14,7%) y por el temor a represalias o la vergüenza (5,5%). Hay un 6,4% de las personas consultadas que dice que no ha denunciado por desconocimiento o dificultad para hacer la denuncia.

Si se tienen en cuenta estas motivaciones, se comprende que las víctimas por sustracción de bienes de alto valor económico –como los vehículos– tienen más predisposición a generar acciones formales para restituir o recuperar el bien sustraído. Además, en caso de disponer de seguro, la denuncia es un requisito formal para recuperar el bien sustraído.

Las víctimas de los delitos considerados menos graves o con menos probabilidades de reparación del daño –hurto personal–, o que por diferentes motivos generalmente no son reportados a la autoridad –amenazas, soborno, ofensas sexuales, etc. –, tienen menos predisposición a denunciar el delito.

Menos de la mitad (46,6%) de los que presentan la denuncia están satisfechos o muy satisfechos con la manera en que la autoridad competente la gestionó.

http://www.seguridadciudadana.org.ar/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Primera encuesta de convivencia y seguridad ciudadana en Colombia

ColombiaLa Encuesta de convivencia y seguridad ciudadana de Colombia genera información sobre personas de 15 años o más que han sufrido un perjuicio como consecuencia de acciones delictivas tales como hurtos, peleas o extorsiones. Adicionalmente indaga sobre la percepción de seguridad que tienen las personas.

Por primera vez Colombia dispone de una encuesta de victimización con cobertura nacional y con medición de la victimización en áreas rurales, en el periodo de referencia del año 2018.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) presentó los resultados de la Encuesta de convivencia y seguridad ciudadana (ECSC), como el resultado de la recolección de información en una muestra representativa de 128.998 personas de 15 años o más, residentes habituales de 39.712 hogares.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de convivencia y seguridad ciudadana, durante el año 2018, el 15,6% de las personas de 15 años y más fueron víctimas de al menos un delito en todo el país.

El año 2018, la prevalencia de la victimización en Colombia fue más alta para los hombres de 15 años o más (16,9%) que para las mujeres de 15 años o más (14,3%).

Y un dato importante, durante el año 2018, en Colombia el 71,3% de las personas de 15 años o más víctimas de algún delito no lo denunció ante las autoridades competentes.

Del 3% de los hogares que declararon haber sufrido un hurto en residencias en el 2018, en el total nacional, el 68,4% vivía en una casa, mientras que el 29,8% habitaba en un piso.

También hay que destacar que el 7,3% de las personas de 15 años o más sufrieron un hurto, y de estas, el 41,8% tenían entre 15 y 29 años. Por sexos, del total de hombres de 15 años o más, el 7,6% declaró haber sufrido un hurto en el 2018, mientras que el 7% de las mujeres declararon haber sido víctimas de este delito.

El 34,5% de los hurtos ocurrieron entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde y el objeto personal más hurtado es el teléfono móvil, con un 75,9%.

Para el total de Colombia, el 22,9% de las personas de 15 años o más declaró ser propietaria de al menos un vehículo –automóvil, motocicleta, bicicleta o vehículo agrícola– y de estas, el 8,7% declaró  haber sufrido un hurto por la totalidad, una parte o un accesorio de este. El 62,5% de las víctimas declaró que le hurtaron una parte o accesorio y el 37,5%, el vehículo entero. En el 38,4% de los casos, el hurto en vehículos ocurrió entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde.

El 1,5% de las personas de 15 años o más denunció haber estado involucrada en peleas que implicaron violencia física, y de estas, el 54,4% fueron jóvenes entre los 15 y los 29 años de edad. Por sexos, para el total de hombres, el 2% estuvo involucrado en una pelea, mientras que para las mujeres la cifra fue del 1,1%.

El 2,2% de las personas de 15 años o más declararon haber sufrido una extorsión o intento de extorsión durante el año 2018 en Colombia. En el 92,2% de las víctimas, el extorsionador la contactó vía telefónica y el 43,4% declaró que fue amenazada con riesgo por su integridad física.

Para el total de Colombia, a la pregunta sobre si las personas de 15 años o más se sienten seguras o inseguras en diferentes espacios públicos, se observa que la vía pública es el lugar en el que más personas manifestaron sentirse inseguras, con un 48%, seguido por el transporte público, con un 42,9%.

Por ciudades, sobre la percepción de seguridad en la ciudad (en general, se siente seguro o inseguro en su ciudad) se obtuvo que Bogotá DC y Cartagena fueron las ciudades donde se declaró que se sentían más inseguras las personas residentes, con tasas del 84% y 73,9%, respectivamente.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

La ciberdelincuencia es cada vez más atrevida

El informe de cibercriminalidad de Europol de 2019 ofrece información sobre amenazas emergentes y novedades clave como, por ejemplo, que la cibercriminalidad sigue madurando y cada vez es más atrevida, trasladando su foco hacia objetivos mayores y más rentables, así como hacia las nuevas tecnologías. Los datos son el elemento clave de la ciberdelincuencia, tanto desde el punto de vista del crimen como desde la perspectiva de investigación.

Fenómenos de cibercriminalidad transversal
1. Los datos se encuentran en el centro de las escenas del crimen. Los ciberdelincuentes apuntan a los datos para sus delitos, de modo que la seguridad de los datos y la conciencia de los consumidores son fundamentales para las organizaciones.

 Tendencias principales del Informe sobre cibercriminalidad 2019
1. El ransomware sigue siendo la principal amenaza de ciberdelincuencia enl 2019.

  1. Ataques de DDoS: si se utiliza ransomware para denegar el acceso de una organización a sus propios datos se puede convertir en una amenaza.
  2. Sobrecarga de datos para combatir el material de explotación sexual infantil: la cantidad de material detectado online por la policía y el sector privado sigue aumentando. Este incremento supone un gran esfuerzo en los recursos de los investigadores. Uno de los desarrollos que pueden preocupar es la explotación sexual online de menores. La tecnología Deepfake es una técnica que coloca imágenes o vídeos sobre otro vídeo.
  3. El material explícito autogenerado es cada vez más habitual, impulsado por un número creciente de menores con acceso a teléfonos inteligentes de alta calidad.
  4. Ciudades inteligentes: los ataques de ransomware más visibles en 2019 fueron contra gobiernos locales, concretamente en los Estados Unidos.
  5. La policía responde cada vez más a ataques a infraestructuras críticas.
  6. La red oscura (darknet) se está fragmentando. Algunos grupos de delitos organizados también fragmentan su negocio en varios servicios y mercados online y, por lo tanto, presentan nuevos retos para los investigadores.
  7. Mercados de cadena de bloques (blockchain): además de eludir a la policía, los desarrolladores criminales también están motivados por la necesidad de aumentar la confianza con su base de clientes, tanto con respecto al anonimato como también reduciendo el riesgo de estafas.
  8. Compromiso por correo electrónico comercial: los datos vuelven a ser el centro de la discusión sobre el compromiso del correo electrónico empresarial, que es una prioridad comunicada tanto por los estados miembros de la Unión Europea como por la industria privada. Si bien esta tipología delictiva no es nueva, evoluciona muy rápidamente. Esta estafa aprovecha la forma en que las empresas hacen negocios, utilizando las estructuras corporativas segregadas y las lagunas internas de los procesos de verificación de pagos.
  9. Protocolo de respuesta de emergencia de la UE: la respuesta coordinada a ciberataques a gran escala sigue siendo un reto clave para una cooperación internacional efectiva en el ecosistema de la ciberseguridad.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

El fentanilo, mucho más letal que la heroína

Las muertes producidas por opioides sintéticos en los Estados Unidos pasaron de unos 3.000 en el 2013 a más de 30.000 en el 2018. De hecho, los opioides sintéticos como el fentanilo actualmente están implicados en el doble de muertes que la heroína.

En los Estados Unidos, se ha publicado el libro The future of Fentanyl and Other Synthetic Opioids, que ofrece una evaluación sistemática del pasado, presente y posibles futuros de los opioides sintéticos. El libro se basa en análisis de datos secundarios, revisiones de literatura, estudios de casos internacionales y entrevistas a informadores clave. El objetivo es proporcionar a los responsables de tomar decisiones, a los investigadores, a los medios de comunicación y al público conocimientos destinados a entender mejor el problema de los opioides sintéticos y como responder a él.

Principales conclusiones

El fentanilo y otros opioides sintéticos dominan algunos mercados regionales de drogas en Canadá y el este de los Estados Unidos. Factores de la oferta, más que no el aumento de la demanda, explican su difusión. Los mercados hacen difusión online de métodos de síntesis nuevos y más eficientes, comercio electrónico anónimo, etc.

En algunos mercados, el fentanilo está sustituyendo a la heroína, no solo adulterándola o complementándola. La difusión de los opioides sintéticos se basa en decisiones de los proveedores y no en la demanda de los usuarios.
El problema en algunas zonas de Canadá es tan grave como en el este de los Estados Unidos, a pesar de las diferencias sustanciales en la política de drogas y en la prestación de servicios públicos de salud y servicios sociales.

La propagación del fentanilo es episódicamente rápida y persistente. Es probable que los problemas con opioides sintéticos empeoren, porque en los  EE. UU. todavía no tiene un alcance realmente nacional. Algunas regiones en el oeste del Misisipi se han visto menos afectadas hasta ahora.

Recomendaciones

Es imprescindible que se hagan esfuerzos para evitar que los opioides sintéticos penetren en algunas zonas del país que solo han sido afectadas moderadamente.

Los responsables políticos tienen que innovar en los lugares y ámbitos donde se producen los opioides sintéticos. Tendrían que considerarse seriamente nuevos enfoques para responder a la crisis actual (por ejemplo, interrumpir las transacciones en línea; supervisar lugares de consumo; impulsar nuevas modalidades de tratamiento basadas en evidencias, como el tratamiento asistido con heroína, y elaborar pruebas de contenido de los medicamentos). Eso es necesario por la naturaleza y la escala del reto que plantean los opioides sintéticos, que en sus formas y métodos de distribución actuales representan una salida de las crisis anteriores. De hecho, la resolución de esta crisis puede requerir enfoques o tecnologías que no existen hoy día.

Los gobiernos tienen una responsabilidad única de financiar la recogida de datos y el seguimiento de consumos y mercados de drogas. La crisis del sida impulsó grandes inversiones en nuevos datos y sistemas de control, como el sistema nacional de vigilancia del comportamiento del VIH. El número de muertos por opioides es aproximadamente similar al del pico de la epidemia del sida, pero ahora no ha habido ninguna inversión comparable en la mejora de los sistemas de control.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Uno de cada cuatro alemanes, víctima de delitos en internet

La Agencia Federal alemana para la seguridad en el uso de las tecnologías de la información (https://www.bsi.bund.de/DE/Home/home_node.html) ha publicado los resultados de una encuesta en línea hecha el mes de abril de 2019 a 2.000 personas de entre 16 y 69 años.[1] Un 24% de las personas encuestadas manifiestan haber sido víctima de un delito en internet. Un 29% considera el riesgo de ser víctima de un delito digital como alto o muy alto.

Un 36% declara haber sido víctima de fraude comprando en línea, un 28% de phishing, un 26% de virus o troyanos, un 18% de hurto de identidad, un 13% de programas extorsivos y un 13% de ciberacoso. Algunos de los encuestados manifestaron haber sido víctimas de varios tipos de delitos.

Un 61% de los encuestados declararon que ya usaban programas antivirus, un 58% contraseñas seguras, un 52% cortafuegos, un 36% la instalación inmediata de actualizaciones del software, un 32% sustitución periódica de la contraseña y un 19% comunicación de correo encriptada (la respuesta múltiple también era posible). Como consecuencia de esta realidad, un 73% busca información sobre la seguridad en internet, un 24% visita la web de la Agencia Federal para la seguridad de las tecnologías de la información y un 47% visita las webs de la policía. Solo un 34% afirma no haber oído hablar de estas páginas web.

Las franjas de edad que más denuncian ante la policía son la de 60-69 años (41%) y la de 50-59 años (40%), mientras que la de 16 a 29 y la de 30 a 39 son las que menos lo hacen (23%). Las personas que más se informan sobre internet también son las de la franja de entre 50 y 59 años (un 38% de manera regular y un 40% en caso de tener algún problema) y la franja de entre 60 y 69 (37% y 38%). El tema sobre el que hay un número mayor de personas que busca información es la banca electrónica (un 62%). Aunque la gran mayoría ha oído hablar de medidas de prevención, solo una minoría las tiene en cuenta y las sigue regularmente (9%).

Entre aquellos que ya han sido víctimas digitales, las medidas de protección más usadas son cortafuegos actualizados (50%), contraseñas más seguras (44%) y programas antivirus actualizados (40%).

[1]Vid. https://www.bsi.bund.de/SharedDocs/Downloads/DE/BSI/Digitalbarometer/Digitalbarometer-ProPK-BSI_2019.pdf?__blob=publicationFile&v=3

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Extorsión, violencia y crimen organizado en Latinoamérica

Según un estudio reciente [1], después de los homicidios, la extorsión es el delito que más daño hace al estado de derecho en los países de Latinoamérica y el Caribe. La extorsión no solo se ha convertido en la principal fuente de ingresos de las maras, bandas juveniles o grupos de crimen organizado. También es la amenaza más importante para la seguridad por  el creciente número de muertes violentas que produce.

Un ejemplo: en El Salvador, un 24% de las personas reconoce haber sido víctima de extorsión en alguna ocasión. Y en Guatemala, las denuncias por extorsión aumentaron un 55% entre el 2013 y el 2018.

En los últimos años, algunos países han invertido esfuerzos para luchar contra los delitos de extorsión. Se han aplicado intentos de solución tales como el endurecimiento de penas, programas de prevención especializados, uso de fuerzas policiales especiales o líneas telefónicas exclusivas para la atención de las víctimas. Otra medida que ha ido ganando popularidad es el bloqueo de la señal de los teléfonos móviles dentro de las prisiones, y es que en algunos países hasta el 70% de las extorsiones están gestionadas desde allí.

El estudio hace toda una serie de recomendaciones para prevenir y controlar las extorsiones, ya que los perjuicios para la convivencia y la economía son devastadores:

  • Impulsar la modernización policial e incentivar la rehabilitación social penitenciaria. Agilizar el sistema policial y de justicia serviría para garantizar una mejor calidad de la seguridad ciudadana.
  • Fomentar asociaciones público-privadas como la existente entre el sector productor del azúcar y la Policía Nacional de El Salvador. De esta manera la policía ha obtenido equipos de movilidad y comunicaciones.
  • Destinar más recursos a respuestas tecnológicas de control de la extorsión. Por ejemplo, en México existe una aplicación de móvil para poder identificar las llamadas con origen en los centros penitenciarios.
  • Profundizar en los intercambios regionales sobre buenas prácticas de control de la extorsión para llevar a cabo transferencias de programas y réplicas rápidas.
  • Consolidar los mecanismos de control para los casos de extorsión que involucren a funcionarios públicos. Especialmente en los casos en los que los funcionarios piden dinero a los ciudadanos para hacer determinados trámites administrativos.
  • Generar alternativas profesionales atractivas para los miembros de las bandas juveniles. Por ejemplo, centros comunitarios que organizan actividades para prevenir el reclutamiento de jóvenes en barrios de alto riesgo.
  • Incentivar que no se use dinero en efectivo en los comercios pequeños y medianos. En Guatemala se ha detectado que la mayor inversión obtenida a través de la extorsión se produce en comercios, autobuses, taxis o bares.
  • Promover una mayor participación de las víctimas de extorsión en el proceso penal, rodeándola de todas las garantías de protección necesarias para aumentar la cifra de denuncias y condenas.

[1] Una Cultura Criminal: Extorsión en Centroamérica.

https://blogs.iadb.org/es/inicio/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français