Vuelven a aumentar los homicidios en Colombia

Después de siete años de continuo descenso de los datos sobre homicidios, el año 2018 se produjo un retroceso en las políticas para la prevención de los asesinatos, según cifras del Ministerio de Defensa y de la organización Fundación Ideas para la Paz (FIP).

Según un informe difundido por el Ministerio de Defensa, durante el año 2018 un total de 12.311 personas fueron asesinadas en Colombia. Ello supone unos 500 homicidios más que en el año 2017, cuando resultaron muertas 11.831 personas, un 4% más.

Del total de homicidios, 3.780 (30,34%) pasaron en zona rural y el resto, 8.678 (69,66%), en zona urbana.

Lo más preocupante es que, según datos oficiales, solo 189 personas fueron detenidas y están privadas de libertad como autoras de algún homicidio y otras 102 están judicializadas por estar vinculadas con algún asesinato.

Para hacer frente a este aumento de los homicidios, las autoridades se proponen aumentar la presión y el control en 4 o 5 municipios del Bajo Cauca, Tumaco y la Comuna 13 de Medellín.  Pero esta estrategia de focalización en las zonas críticas contrasta con el informe de la FIP en el que se plantea que si bien la priorización de algunos territorios es importante, no se pueden dejar de lado otros territorios con posibilidades de convertirse en espacios de alta frecuencia de homicidios.

Es más, desde la FIP se considera que el incremento de los homicidios responde a varias causas y modalidades: la incidencia de los homicidios con arma blanca, el aumento de las muertes violentas de adultos, así como la existencia de 24 municipios donde solo han muerto mujeres de manera violenta, implica una respuesta diferencial con el fin de controlar el fenómeno.

Desde otra asociación, la Red de Programas de Desarrollo y Paz (Prodepaz), el asesor Luis Eduardo Celis considera que la salida de la exguerrilla de las FARC del conflicto armado evitó entre 500 y 800 homicidios al año. Pero en el año 2018 coincidieron múltiples causas:

  • La continuación del conflicto y la disputa de rentas ilegales, así como la falta de un estado de derecho que funcione por todo el territorio. Hay 150 municipios críticos y zonas en las que el conflicto es mayor.
  • La partición de tierras que afecta a líderes sociales y las políticas públicas para tratar los temas de conflicto o inseguridad desde la región generaron el aumento de homicidios en Colombia.
  • La falta de tolerancia ciudadana para gestionar conflictos, sumada a líderes sociales que apostaron por un proceso de paz que no ha traído los resultados esperados ni en sustitución de cultivos ni en restitución de tierras.
  • La falta de oportunidades académicas y laborales para jóvenes sigue convirtiendo a esta población en vulnerable de ser incorporada a mafias y grupos armados ilegales.

Desde el Ministerio se subraya que hay que reconocer que se avanza lentamente en políticas de equidad, que existen muchos conflictos urbanos en los que las estrategias de seguridad y paz tienen que estar enfocadas en cada región según su situación actual y finalmente se requiere acompañar estas acciones de una estrategia de paz y convivencia.

Para  Eduardo Celis, en Colombia hay una cultura de indiferencia muy fuerte a causa de la extensión en el tiempo del conflicto armado y eso ha generado complicidad desde la cultura.

Enlaces de interés

https://www.fiscalia.gov.co/colombia/

https://www.rcnradio.com/judicial/homicidios-en-colombia-aumentaron-en-2018-dice-fiscalia

_____
Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Esfuerzos de diferentes sectores en la lucha contra el phishing

A finales de marzo de este año, Europol acogió una reunión conjunta de los grupos de asesoramiento del European Cybercrime Center -EC3- sobre servicios financieros, proveedores de seguridad en Internet y de comunicación, en la que se reunieron con representantes de la industria para discutir la amenaza cibernética del phishing.

El phishing es una amenaza cibercriminal persistente para la protección de datos, utilizada por todo el mundo, desde criminales de nivel básico hasta adversarios muy sofisticados.

A lo largo de dos días, las instituciones financieras globales, las empresas de seguridad de internet y los proveedores de telecomunicaciones compartieron información sobre cómo el phishing afecta a sus industrias respectivas y qué se puede hacer junto con las fuerzas del orden para combatir este tipo de cibercriminalidad.

Las reuniones contaron con anotaciones básicas sobre el phishing y el aprendizaje automático y el correo electrónico con compromiso para empresas, así como debates en grupo sobre posibles soluciones a este problema. Centrados en soluciones técnicas, operativas y de conciencia para mitigar el phishing, los agentes policiales y los expertos de la industria presentaron una serie de recomendaciones y conclusiones sobre qué se puede hacer de manera colectiva:

. Mejorar el intercambio de información entre industrias, así como con las fuerzas del orden y otras organizaciones del sector público pertinentes.
. Implementar los conceptos básicos de autenticación segura, lista negra de dominios y bloqueo de explotaciones comunes.
. Formar y educar a los usuarios de manera permanente y no como un esfuerzo único.
. Adoptar la innovación, como el aprendizaje automático, para detectar automáticamente los correos electrónicos de phishing.
. Revisar regularmente las medidas antiphishing para mantenerse al día con los criminales que están en constante evolución.

Este foro transversal de Europol es una reunión única de grupos de asesoramiento de seguridad, banca e infraestructuras en Internet con el fin de mejorar la conciencia y compartir las mejores prácticas de ciberseguridad.

EC3 estableció los Grupos Asesores en Servicios Financieros, Seguridad en Internet y Proveedores de Comunicación para fomentar la confianza y la cooperación entre las principales industrias del sector privado y las autoridades policiales en su lucha conjunta contra los cibercriminales.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Clara Luz Flores Carrales: “Es necesario que se sistematicen y profesionalicen las corporaciones”.

clara_luz_flores_carrales

Presidenta municipal de Escobedo, Nuevo León, México. Es licenciada en Ciencias Jurídicas por la Universidad Regiomontana y tiene un máster en Derecho Administrativo por la Universidad de Zaragoza, España.

 Ha ejercido como conferenciante en materia de Seguridad Ciudadana y ha participado en varios cursos de Alta Gerencia Pública.

Ha participado como observadora en la implementación del Modelo de Justicia Cívica en Nueva York y como expositora en Barcelona, España.

De su trayectoria destaca el hecho de ser una de las primeras alcaldesas en lograr la reelección en todo México. En diferentes periodos, ha sido elegida en tres ocasiones como presidenta municipal de General Escobedo, Nuevo León.

Ha sido reconocida por la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal al elegir el Modelo de Seguridad Escobedo para la implementación en todo México como estrategia para la prevención y reducción de la violencia, y la erradicación de la “fábrica de delincuentes”.

¿Qué hace que una persona como usted, con una sólida posición social, decida concentrar su actividad política en la lucha contra el delito, la violencia y la extorsión, llegando incluso a poner en riesgo reiteradamente su vida (y la de algún descendiente)?

Me parece que como ciudadanos debemos estar y aportar para que nuestro entorno sea mejor, que dejemos la apatía y seamos proactivos, por eso mi convicción por participar, para hacer desde donde yo esté un entorno de calidad de vida, paz y tranquilidad para mi familia, para mis vecinos, para mi municipio, para mi estado y por supuesto, para mi país.

Usted es, en estos momentos, toda una autoridad en materia de políticas de seguridad ciudadana, pero no solo en su estado, Nuevo León, sino en todo México, ya que ha sido nombrada presidenta de la Conferencia Nacional de Seguridad. ¿Qué cree que aporta su estrategia de seguridad que la hace aparecer como una alternativa, quizás incluso como una esperanza, para las políticas de seguridad de todo México?

Para mí la clave es que esta propuesta busca resolver el origen del problema de inseguridad: evitar que nuestros niños y jóvenes vean como alternativa el camino de la delincuencia y, por otra parte, que nuestra estrategia es integral y contempla desde la prevención hasta la salvaguarda de la integridad física de las personas y sus bienes sustentados en el análisis y la investigación, orientado a una justicia social donde la policía tenga la confianza de la ciudadanía.

Ninguna persona significativa en el campo de la seguridad cuestiona la gran labor que está llevando a cabo el general Lara a la hora de transformar totalmente la policía de Escobedo, haciéndola mucho más próxima al ciudadano y al mismo tiempo más eficaz en la lucha contra el crimen. Sin embargo, algunos consideran una cierta decepción que usted viera como única solución al problema de seguridad de Escobedo buscar un militar de alto rango para liderar el proyecto. ¿Qué les diría a estos críticos?

Yo les diría que la incorporación de un militar a la conducción de la secretaría se da en un contexto de violencia extrema. A partir de ahí tanto la estrategia como las habilidades de los mandos policiacos y sus líderes han ido evolucionando a través del entrenamiento y la capacitación, de tal forma que hoy la corporación es otra desde la cabeza hasta el último elemento.

Otro elemento para haber tomado esa decisión es que la formación militar y su férrea disciplina dan como resultado individuos ordenados y entregados por convicción a las tareas que se les encomienda. Además las personas tienen distintas capacidades para aprender y evolucionar y en el caso del general ya tiene una combinación de policía y militar dando un valor interdependiente entre una y otra.

¿Cómo ve desde su doble atalaya (alcaldesa de Escobedo y presidenta de la Conferencia Nacional de Seguridad) el futuro de México en materia de seguridad? ¿Qué tiene que suceder para revertir la creciente, en los últimos años, espiral de violencia que azota el país? ¿Qué fórmulas hay que aplicar a nivel federal para acompañar experiencias tan positivas como la que usted lidera a nivel municipal? ¿Es la nueva Guardia Nacional una solución?

Que se sistematicen y profesionalicen las corporaciones, que los procesos y procedimientos estén periódicamente evaluados, a nosotros eso nos ha dado resultado. El implementar un modelo adecuado a cada municipio es vital porque si el municipio toma su responsabilidad iniciamos un círculo virtuoso donde desde el municipio, luego el Estado y la Federación, quien por cierto está consciente y lo acepta, hacen su labor para revertir este problema.

Me parece que se están dando pasos hacia la dirección correcta para salir de esa espiral. Estoy convencida que el modelo de policía municipal que está por implementarse en el país, así como los programas para frenar la violencia familiar y social, cuentan con la experiencia recogida y los elementos metodológicos para lograrlo.

La guardia es un elemento más de un conjunto de acciones que deben estar articuladas desde los municipios, como el modelo de policía municipal y la capacitación de los elementos entre otros.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

¿Son eficaces los programas que analizan datos sobre seguridad en Los Ángeles?

Una de las tendencias actuales en materia de seguridad es la voluntad de predecir la delincuencia utilizando programas informáticos que se nutren de datos, principalmente de denuncias. Cada vez son más los cuerpos policiales que hacen pruebas con estos sistemas o los implementan, pero más que la puesta en marcha de estos programas, en estos momentos son de especial interés cuando se evalúan, y los resultados y los análisis que se obtienen de esta evaluación. En este blog nos hemos hecho eco anteriormente de dos experiencias en Francia y Alemania y, en esta ocasión, recogemos una nueva en los EE.UU.

LAPD

El Departamento de Policía de Los Ángeles publicó, en marzo de 2019, un informe con una revisión de la aplicación de tres programas de acción policial guiados por datos. En el verano de 2018, después de una reunión en la que algunas asociaciones habían puesto de manifiesto las preocupaciones que estos sistemas generaban en la ciudadanía, la Junta de Comisarios de Policía (Board of Police Commissioners [1]) de la ciudad de Los Ángeles encargó a la Oficina del Inspector General [2] que los estudiara, y el informe es el resultado.

El primero de los programas analizados es el denominado LASER (acrónimo de Los Angeles Strategic Extraction and Restoration – Extracción y restauración estratégica de Los Ángeles), y estaba formado por dos acciones complementarias: un sistema de valoración y seguimiento de los delincuentes reincidentes (chronic offenders) a partir de unas puntuaciones que se debían revisar periódicamente, y una estrategia de detección de puntos calientes (hotspots) sobre los que se debía priorizar el patrullaje.

La revisión del proyecto LASER ha sido bastante crítica, tanto con respecto al programa de reincidentes como al de localización de puntos conflictivos. Pone de manifiesto problemas para su evaluación, discrepancias entre los objetivos iniciales y los que se siguen en la implementación, carencia de materiales para la formación, diferencias en la manera en que las diferentes áreas ejecutan las acciones del programa y dificultades para comprobar su efectividad. Y entre las deficiencias de cada una de las dos acciones sorprenden la falta de seguimiento de las personas incorporadas al sistema de reincidentes o la ubicación de zonas calientes próximas a infraestructuras propias del Departamento de Policía, con lo cual el tiempo que las patrullas pasaban en estas dependencias computaban como dedicadas al patrullaje de estas zonas.

El segundo sistema analizado es Predpol, uno de los programas más populares de predicción de la delincuencia. Está basado en datos históricos sobre delincuencia y aplicando un algoritmo calcula las áreas en las que con más probabilidad se cometerá un delito en un momento de tiempo. El Departamento de Policía de Los Ángeles solo lo utiliza para pronosticar los lugares en los que se pueden cometer sustracciones de vehículos y sustracciones en el interior de los vehículos, y se hace con franjas de 12 horas. La revisión efectuada por la Oficina del Inspector General no ha sido sobre el funcionamiento del sistema de predicción, sino sobre las implicaciones en el patrullaje. Destacan que, por una parte, tenían resultados contradictorios sobre el tiempo dedicado a patrullar las zonas marcadas por el sistema y, por la otra, que en la mayoría de los casos las zonas de riesgo solo se visitaban durante menos de un minuto (con lo cual el efecto disuasivo era limitado) y que las de duración más larga eran próximas a dependencias policiales.

El último programa analizado era ELUCD, un sistema que enviaba encuestas breves a dispositivos electrónicos (teléfonos, tabletas u ordenadores) a partir de su localización en la ciudad de Los Ángeles. Además de algunas preguntas demográficas (edad, género, raza o lugar de residencia), se preguntaba si la persona se sentía segura en su barrio, si confiaba en la policía y si se sentía segura con su Departamento de Policía. En el momento de encargar el estudio, se estaba valorando la contratación de este servicio, pero finalmente no se llegó a producir, y la empresa no facilitó al Departamento de Policía los datos recogidos, solo envió algunos informes semanales puntuales.

El informe ha tenido cierta repercusión en medios de comunicación de los EE.UU. (ver noticias al pie) y, además de hacerse eco de la dificultad de valorar la eficacia de los sistemas, estos han criticado que no se hayan tenido en cuenta los efectos que estos programas y sistemas tienen en la ciudadanía, ya que era una de las principales críticas que habían motivado el estudio.

[1] Es el órgano que dirige el Departamento de Policía, está formado por cinco civiles y establece las políticas y los objetivos. El jefe de la policía gestiona la operativa diaria e implementa estas políticas y objetivos.

[2] Es un servicio que supervisa las funciones del Departamento de Policía de la ciudad.

Se puede consultar el informe en:

http://www.lapdpolicecom.lacity.org/031219/BPC_19-0072.pdf

Dos noticias que se han hecho eco del informe:

CNN – “LAPD audit reveals dangers of high-tech policing”

https://edition.cnn.com/2019/03/22/tech/lapd-audit-tech/index.html

Muckrock – “Eight years in, LAPD can’t measure PredPol’s effect on crime”

https://www.muckrock.com/news/archives/2019/mar/12/algorithms-lapd-predpol/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Willy Demeyer: “La seguridad no es el resultado de una sola política”

Abogado de formación, empieza su trayectoria política en 1988.

Desde 2014 hasta noviembre de 2017, Willy Demeyer, en su calidad de diputado federal, fue miembro de la Comisión de Interior y de la Comisión de Investigación federal sobre los atentados de Bruselas del 22 de marzo de 2016.

El 8 de marzo de 2017, la ciudad de Lieja se comprometió con un nuevo proyecto participativo, como una extensión del proyecto de la ciudad iniciado en el 2003.

En su calidad de ciudad centro del distrito, Lieja preside Liège Metròpole (Conferencia de distrito de los burgomaestres de 24 municipios y del Colegio provincial).

Lieja preside igualmente el Foro Europeo para la Prevención y la Seguridad Urbana, que reúne cerca de 350 ciudades europeas en torno a las temáticas de seguridad urbana.

¿Cómo ve la seguridad europea? ¿Cuáles son los peligros y cuáles son los miedos? ¿Hay una correlación?

En estos últimos años, el contexto económico mundial ha sufrido numerosos sobresaltos, que han facilitado la vuelta de las teorías proteccionistas y la emergencia de los populismos.

Los desafíos para Europa hoy son importantes. Uno de los más importantes es sin duda la polarización, que representa un riesgo importante para nuestras sociedades.

Otros problemas urgentes están relacionados con esta, como las desigualdades sociales y económicas que debilitan la cohesión social, la radicalización que conduce al extremismo violento. La cuestión de los flujos migratorios merece igualmente respuestas mucho más adaptadas en términos de integración social y de servicios esenciales como el alojamiento o la educación. Finalmente, la cuestión del envejecimiento no tiene que ser olvidada.

Ciertos cargos electos tienen una responsabilidad política enorme en la manera cómo presentan actualmente Europa. Esta, según su opinión, ya no es un instrumento para proteger a las poblaciones y los estados, sino, al contrario, es un elemento desestructurador y autoritario. Según ellos, eso interfiere en la libre elección de los estados miembros e impone directrices a los ciudadanos.

Estos discursos tienen consecuencias importantes sobre la percepción que los ciudadanos tienen de su vida, de su sentimiento de seguridad y de sus perspectivas de futuro.

Ante este fenómeno, de manera progresiva, las autoridades locales tienen que marcar la diferencia, definir políticas de prevención y de seguridad respetuosas con las normas y los valores democráticos, refiriéndose al principio de solidaridad.

Es la apuesta del Manifiesto del EFUS, adoptado en Barcelona en noviembre de 2017. Traduce estas evoluciones y propone una visión global, holística de la seguridad urbana.

¿Las ciudades pueden afrontar solas los desafíos de seguridad actuales? ¿Cuál tiene que ser el papel de las regiones y de los estados?

Por supuesto que no. La seguridad no es el resultado de una sola política. Es el resultado de la coherencia de todas las políticas desarrolladas en los diferentes peldaños.

Es la razón por la que presentamos nuestro Manifiesto “Seguridad, democracia y ciudades” a las instituciones nacionales y europeas. En efecto, numerosos fenómenos se manifiestan localmente, pero son transnacionales por naturaleza. Por lo tanto, requieren igualmente una respuesta a escala mundial. Es necesario, pues, implicar a todos los niveles de gobernanza.

Los miembros del EFUS presentan una visión optimista de la seguridad, basada en el respeto de los derechos humanos y la coproducción. El Manifiesto presenta nuestros compromisos y recomendaciones sobre una quincena de temáticas vinculadas a la seguridad urbana, entre otros: prevención de la radicalización violenta, uso de las tecnologías en la prevención, diversificación de los actores de la seguridad…

Es un documento fundamental para el Foro. Constituye una fuente de inspiración, de soporte y ayuda para las autoridades locales y regionales en la concepción y la promoción de su política de seguridad.

Europa es actualmente muy diversa. ¿Cuál es el desafío para mantener la seguridad urbana? ¿Evitar políticas y situaciones de discriminación que pueden provocar violencia o, como muchas voces indican, la expulsión o la reducción radical de los emigrantes?

Estamos inquietos ante la persistencia de las desigualdades sociales y económicas. Era un desafío hace 30 años, en el momento de la creación del EFUS, pero estos últimos años se ha acentuado.

Las causas son múltiples: diversidad y fluidez de las poblaciones urbanas (sobre todo los migrantes, los turistas y los usuarios de la ciudad tanto de día como de noche), así como una falta de coherencia a veces entre las políticas locales, nacionales y europeas.

Abordar estas desigualdades es fundamental porque alimentan un resentimiento que puede conducir a la violencia y a la delincuencia. Una de las manifestaciones recientes más inquietantes de este resentimiento es el extremismo violento, que adopta numerosas formas y puede provocar un sentimiento de impotencia entre las autoridades públicas.

En este sentido, consideramos que es esencial que las autoridades locales y regionales se nieguen a dejar que el miedo dicte su respuesta. Incluso si el extremismo violento puede suscitar un sentimiento de urgencia, no tenemos que ceder a la trampa de la instantaneidad: instantaneidad en la palabra, en la acción y en los resultados.

¿Cuál es el papel del EFUS en la seguridad urbana europea? ¿Facilitar el simple intercambio de las experiencias o promover políticas de seguridad basadas en principios democráticos y de cohesión social? ¿Hay un modelo de seguridad EFUS?

Las autoridades locales y regionales se benefician de la confianza de los ciudadanos. Por su proximidad, comprenden mejor sus expectativas. A menudo son más ágiles que las instituciones estatales a la hora de establecer políticas innovadoras, flexibles y, sobre todo, adaptadas a los públicos locales.

Somos cada vez más reconocidos por los responsables políticos internacionales. Nuestra posición de primera línea en la gestión de la seguridad, de situaciones de crisis y nuestra capacidad de actuación lo hacen posible.

Es alentador pero tenemos que sacar las conclusiones necesarias. Nuestros poderes son todavía demasiado limitados para llevar a cabo plenamente nuestras misiones. Es esencial que nuestro papel sea reconocido en los textos oficiales. Se tienen que establecer mecanismos de financiación adecuados. Y tenemos que participar sistemáticamente en la toma de decisiones nacionales y europeas.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Chile presenta el Plan Calle Segura, que amplía los controles preventivos de identidad

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presentó en el Congreso Nacional el denominado “Plan Calle Segura”, destinado a prevenir los delitos en los espacios públicos de las ciudades y que amplía el control preventivo de identidad y lo autoriza a aplicarlo a partir de los catorce años.

Una de las justificaciones de sacar adelante este Plan es porque se considera que la primera preocupación de los chilenos es la delincuencia y el narcotráfico y hay que hacerle frente.

Como parte del Plan #CalleSegura se desplegó una intensa agenda de seguridad ciudadana, que incluye la modernización de los Carabineros y PDI, el aumento del despliegue en las calles de más de 3.000 carabineros, importante inversión en tecnología con cámaras y drones y la llamada “Ley antiportonazos”.

Esta Ley tiene que permitir a los Carabineros practicar controles en las calles con mayor facilidad, incluyendo la inspección de ropa, mochilas y accesorios cuando corresponda para evitar, según esta Ley, los delitos con mayor eficacia. También se incluirá a los jóvenes mayores de catorce años, ya que según las estadísticas policiales chilenas entre el 20 y el 30% de los delitos violentos –robos con violencia, emboscadas, etc.– los cometen los jóvenes.

A pesar de las bajas tasas de reclamaciones por conductas inapropiadas de los Carabineros en estos procedimientos, también se incluyen en la Ley medidas para evitar abusos y discriminaciones. Y es que la Ley llega con numerosas voces que han cuestionado la legitimidad y la utilidad de esta medida.

Uno de los aspectos más cuestionados de la nueva Ley es que, bajo un gran plan que prevé la disuasión de las conductas criminales, se espera que la tecnología –cámaras, drones, portales lectores de matrículas…– colabore a controlar los delitos que suceden en las calles.

En este sentido, la experiencia comparada y lo que destaca la criminología urbana son los límites que tienen este tipo de iniciativas, no solo en materia de percepción de inseguridad, sino sobre todo en relación con la reducción de los delitos en el espacio urbano. Por lo tanto, apostar como política de gobierno solo por la inversión tecnológica puede resultar insuficiente.

Algunas voces han alertado a los defensores del Plan Calle Segura de que el control del delito no solo pasa por la vigilancia de las calles y el control tecnológico del ambiente, sino por una adecuada y equilibrada planificación de los espacios públicos y las ciudades.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Paul van Soomeren: “La seguridad pública y las políticas de seguridad se parecen a un péndulo de relojería”

Paul van Soomeren (1952) es fundador de la oficina de asesoramiento DSP, con sede en Amsterdam (www.DSP-groep.eu). Antes de empezar –con Bram van Dijk– con esta oficina, trabajó unos años en la oficina nacional de prevención de delitos en los Países Bajos. Paul es experto internacional en la prevención de delitos mediante diseño ambiental (CPTED). En este momento Paul trabaja con la estandarización de CPTED y participará –con la Generalidad de Cataluña– en el proyecto de la UE www.cuttingcrimeimpact.eu durante los próximos tres años.

¿Qué opinas de las tendencias actuales con respecto a las políticas de seguridad pública? ¿No crees que se centran excesivamente en el castigo? ¿Estamos retrocediendo? ¿Existen los enfoques ambientales en los debates políticos?

La seguridad pública y las políticas de seguridad se parecen a un péndulo de relojería: en los años 60 y 70 había un enfoque reactivo y represivo hacia los delitos, en los años 80 y 90 la prevención de los delitos tenía más peso, y el enfoque ha vuelto al de antes con la llegada del nuevo milenio. Me da la impresión de que la prevención vuelve a estar ‘en vogue’ otra vez. El castigo y los enfoques reactivos no son los más efectivos ni los más eficaces. Es un enfoque hacia los delitos que sale muy caro. Claro está que hacen falta 2 personas para bailar un tango: un enfoque reactivo se basa en coger al delincuente y castigarlo, pero también supone prevención. Desde un enfoque de coste-beneficio la prevención es más barata y, por lo tanto, es un enfoque mucho más eficaz. Como soy holandés detesto ver cómo se malgasta el dinero. A la hora de evaluar siempre miramos las diferencias coste-beneficio.

¿Qué actor público (local, regional, estado, Europa) entiende mejor la importancia del diseño urbano para prevenir los delitos y construir ciudades seguras? ¿Cuál de estos está mejor posicionado para aplicar los principios que eso supone?

No es cuestión de ‘o’ sino de ‘y… y’. Por lo tanto, no es ‘europeo o nacional o local’. La prevención de los delitos mediante diseño urbano, planificación y gestión (garantizado por Design/CPTED) es posible a cada nivel: europeo, nacional, regional, local y, por último, pero no menos importante, a nivel de barrio. Se aplica el mismo principio a todas las estrategias para prevenir los delitos. Las mejores opciones surgen cuando los niveles trabajan juntos de verdad; cuando  se apoyan y se favorecen los unos a los otros. Aunque estamos acostumbrados a hablar de conceptos como multiorganismos y enfoque de asociación, hoy en día todavía definimos eso de una manera demasiado horizontal al mismo nivel geográfico, al mismo nivel de gobernantes. Sería mejor estudiar este tema de una manera vertical: ¿cómo pueden, por ejemplo, normas y estándares europeos ayudar a un país? ¿Cómo pueden las leyes y el esquema facilitar acciones para prevenir delitos locales? ¿Cómo pueden las autoridades facilitar la prevención de los delitos a nivel de barrio? Lisa y llanamente: enfoques de multiorganismos horizontales y cooperación de gobernantes vertical. Este es el gran valor añadido.

¿Cómo tendría que contribuir el sector privado (de una manera amplia, no solo la seguridad privada, sino todas aquellas que no son públicas) a un diseño urbano dirigido a mejorar la seguridad?

El sector privado ya incorpora la prevención de los delitos mediante el diseño y la planificación. Por ejemplo, a base de hacer que los productos sean impermeables a las actividades delictivas. Mira el móvil con una función de seguimiento, los coches con un sistema para inmovilizar o la seguridad incorporada por la arquitectura y el diseño. Y, por supuesto, hay mucha presión por parte de las compañías de seguros para reducir los riesgos. Investigaciones holandesas y británicas recientes indican que el concepto ‘hipótesis de seguridad’ puede explicar la reducción de los delitos que estamos presenciando en estos momentos en muchos países modernos e industrializados. Eso supone una combinación de prevención de los delitos a nivel privado y público. El diseño, la planificación, la gestión y la cooperación son claves.

Algunos barrios antiguos de las ciudades han llegado a ser zonas degradadas con una población marginada (normalmente se trata de inmigrantes pobres). ¿Qué políticas se tendrían que aplicar para reconducir esta situación? ¿La gentrificación es una solución?

Como geógrafo, urbanista y demógrafo no creo que la gentrificación sea la solución. La gentrificación completa como aquella que vemos en unas cuantas capitales europeas no es una solución sino que llega a provocar problemas como la segregación y una falta de integración. Mi solución sería mezclar a la gente. ¡Mezclar al máximo! No casa por casa quizás, pero en función de grupos de casas –como por ejemplo bloques de viviendas– como si fuera un tablero de ajedrez. De esta manera, el mismo tipo de gente podría quedarse junta y ayudarse mutuamente y, así, la ciudad entera podría llegar a ser una mezcla bonita. Las diferencias y la diversidad hacen que las ciudades sean atractivas y también efectivas. La innovación proviene de la diversidad. En el país donde vivo yo –los Países Bajos– las asociaciones de viviendas tienen un papel importante. Más o menos la tercera parte de todas las viviendas en los Países Bajos pertenecen a asociaciones de viviendas –en las grandes ciudades hasta 4 de cada 10. Y es difícil distinguir entre las viviendas privadas y las de alquiler y las sociales. Todas las categorías de viviendas se mezclan. Es una manera muy buena y efectiva de alojar a la gente. Eso supone la mejor versión de la planificación urbana. No es una cuestión policial sino una iniciativa por parte de asociaciones de viviendas y autoridades locales.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Ecuador adopta fuertes medidas de seguridad en los estadios de fútbol

A partir de este 2019, el campeonato de fútbol del Ecuador está dirigido por la Liga Pro, que está constituida  por 16 clubs de primera división y 10 clubs de Primera B, con el objetivo de garantizar escenarios seguros para todos los asistentes.

Entre los distintos aspectos que está revisando la Liga Pro, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), el Instituto Superior Tecnológico de Fútbol de Quito (ISTFQ) y juristas vinculados con el mundo del deporte, hay el de extender la cultura de la paz entre los aficionados de los diferentes equipos, mejorar las infraestructuras y aplicar las leyes de acuerdo con el delito o infracción cometida.

Uno de los primeros requisitos de seguridad que pretenden cumplir es que en el reglamento de seguridad del deporte se fije como obligación que los estadios cumplan las normas mínimas que exige la FIFA, obviamente con perspectivas continuas de mejora. Por ejemplo:

  • Los estadios tienen que tener puertas de emergencia de entrada al terreno de juego colocadas estratégicamente y más anchas de 1 metro y 20 centímetros.
  • En caso de que haya foso, hay que colocar rampas en las puertas de emergencia hacia el terreno de juego.
  • Las puertas de salida del estadio y todas las del sector de espectadores se tienen que abrir hacia fuera. No se podrán cerrar con llave mientras haya partido.
  • El estadio tiene que contar con ambulancia y lugar de primeros auxilios por si hace falta asistencia médica.
  • Estadios de la serie A de fútbol tienen que disponer de una valla circundante perimétrica exterior donde se llevará a cabo el primer control de seguridad del público, con cacheo individual si es necesario.
  • El segundo control de seguridad debe hacerse en la entrada del estadio.

El organismo que rige el fútbol profesional en Ecuador ya ha realizado una inspección a los 13 estadios donde se disputará el torneo de la máxima categoría y, atendiendo a los resultados, ayudaron a mejorar el reglamento. Se hizo de este modo ya que la falta de infraestructura propia de los clubs es uno de los grandes condicionantes para el reglamento de seguridad.

Uno de los puntos del ámbito de la seguridad del reglamento de la FEF destaca en lo que tiene que ver con los recintos donde se practica este deporte: se considera que el estadio tiene que ser un lugar seguro para todos los usuarios, ya sean espectadores, protagonistas del partido, funcionarios oficiales, representantes de los medios de comunicación, trabajadores u otros, incluyendo diferentes elementos de seguridad ciudadana.

Desde el ámbito de la judicatura en el deporte se mantiene un posicionamiento crítico con respecto a estas medidas. Se considera que, más que aplicar normas más rigurosas para evitar la violencia en el interior de los estadios, sería necesario cumplir con las que ya hay establecidas y, además, implementar acciones de concienciación sobre el comportamiento correcto en un acontecimiento deportivo. De este modo, el aficionado sería conocedor del riesgo en que está involucrado si comete algún acto delictivo y puede ser sancionado con leyes ya existentes.

Es más, hay voces que consideran que no habría que poner más seguridad en los estadios con el fin de prevenir la violencia, sino empezar por cambiar la cultura y la idea de por qué va la gente a los estadios de fútbol. De este modo, el carácter preventivo de los estatutos y reglamentos tienen que especificar parámetros para evitar que se produzcan conflictos en un acontecimiento deportivo. En este marco, se considera importante que un partido de fútbol debe estar enmarcado en un ambiente de seguridad, amistad, familia y colaboración, a fin de que sea agradable a los aficionados y no genere intranquilidad cuando se asista a un acontecimiento deportivo.

Mientras, el ISTFQ ha querido poner su grano de arena con la defensa de la seguridad en los estadios de fútbol, promoviendo la diplomatura de Seguridad Física de Escenarios Deportivos, con el fin de formar personas en materia de seguridad al deporte.

Enlaces de interés

https://www.eltelegrafo.com.ec/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Albert Vilatarsana: “La tecnología tiene que ser un instrumento transformador de las organizaciones policiales”

Albert Vilatarsana i Silvestre es director del Área de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat e intendente jefe del Servicio de Policía Local. Licenciado en Criminología, se doctoró en Derecho Público Global, con una tesis sobre el sistema de policía de Cataluña.

Colaborador habitual del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña en varios tipos de cursos y profesor asociado a la Universidad de Barcelona en su Grado de Seguridad. Participa en el Foro Europeo de la Seguridad Urbana (EFUS) como representante del Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat y forma parte del Comité Ejecutivo del Foro Español para la Prevención y la Seguridad Urbana.

Usted llevó a cabo su tesis doctoral sobre el sistema de policía de Cataluña y, además, tiene una dilatada experiencia profesional como jefe de policía local. En estos momentos se ha reanudado la iniciativa para elaborar un proyecto de ley del sistema de policía. ¿Cuáles serían los mínimos que esta ley tendría que recoger? ¿Cuáles son desde su punto de vista las necesidades más inminentes del sistema de policía que es necesario afrontar y resolver?

Dos aspectos centrales que responden a la necesidad, no solo de coordinar, sino de ordenar:

  1. Los elementos estatutarios propios de las policías locales y los comunes con el cuerpo de Mossos d’Esquadra: disponer de un Estatuto único para las policías locales de Cataluña sobre condiciones laborales (modalidades horarias, sueldos, relación de puestos de trabajo, permisos, compatibilidades, riesgos laborales, jubilación, carrera profesional…), acceso y promoción, régimen disciplinario, la figura del/de la jefe/a de policía, movilidad interpolicial, edad y titulación de ingreso, excepcionalidad de los interinajes, segunda actividad, armamento policial y pruebas de capacitación…
  2. Los elementos propios del sistema: financiación; autoridades en materia de policía; creación de órganos del sistema (por ejemplo, una Dirección General de Policías Locales); repensar los órganos de coordinación (juntas locales, mesas de coordinación operativas, convenios de colaboración); abordar la formación policial; establecer un catálogo de funciones; definir cuál es el servicio básico garantizado de policía; incorporar a los vigilantes como policías locales; compartir una central de compras, asuntos internos, selección, recompensas, investigación; una aplicación policial de gestión de servicios común…

¿Cree que las innovaciones tecnológicas pueden mejorar la gobernabilidad y la eficacia de la policía? ¿En qué aspectos y con qué requerimientos?

La tecnología, al servicio de las necesidades públicas, tiene que ser un instrumento transformador de las organizaciones policiales. La eficiencia y la eficacia será difícil conseguirlas con un incremento del número de policías (como nos indican las tasas de encuadre existentes). A través de la innovación tecnológica hay que mejorar la prestación de servicios a la ciudadanía en aspectos como la comunicación bidireccional (redes sociales…), tiempo de prestación de servicios; la gestión de las organizaciones policiales (compras, salas de mando, aplicaciones informáticas, uso de aparatos móviles –tabletas, ordenadores en vehículos policiales…); mejorar la prevención mediante la incorporación de algoritmos predictivos; uso de sistemas de videovigilancia; reconocimiento de vehículos y personas; gestión del orden público, etc.

¿Cómo ve usted la participación de actores no policiales en el mantenimiento de la seguridad? ¿Qué actores ve necesarios y bajo qué condiciones?

Lo veo necesario e imprescindible para garantizar los mejores estándares de seguridad (objetiva y perceptiva). Hay que incorporar personal especializado (que lo hará mejor que un policía) como personal facultativo y de back-office, con todas las garantías públicas y de confidencialidad. La propia gestión administrativa de las organizaciones policiales, la vigilancia patrimonial, el soporte, los traslados policiales; expertos en ámbitos de la investigación y dirección, formación, etc. serían algunos ejemplos. Hay que incorporar también la seguridad privada en estos aspectos. En cualquier caso, el liderazgo y la responsabilidad tienen que ser públicos.

¿Cuáles serían las tres características o cualidades más destacables que deberían tener las organizaciones policiales para hacer frente a los retos actuales y futuros en materia de seguridad?

  1. La incorporación de la mujer y otras personas que pertenezcan a minorías de nuestra sociedad. Las organizaciones policiales tienen que ser un reflejo de la comunidad a la que sirven.
  2. La incorporación de las tecnologías (de comunicación, gestión, aparatos, aplicaciones informáticas…) como un elemento transformador de las organizaciones y que mejore la prestación de servicios.
  3. Un sistema de policía para Cataluña que permita ordenar las prioridades en atención a las necesidades, un sistema que sea adaptativo a los cambios existentes, un sistema que regule, un sistema que gestione los aspectos globales y los locales.

_____

Aquest apunt en català