El África subsahariana aumentará un 150% la cifra de consumidores de drogas

355.- baixaLa nueva investigación de ENACT [1] es la más completa que se ha hecho hasta el momento sobre el tráfico de drogas, los patrones de consumo y las políticas sobre drogas en África.

Según los estudios de ENACT sobre criminalidad transnacional organizada, la ineficaz política de drogas, alimentada por la corrupción y el crimen organizado, está empeorando una crisis de drogas en expansión en África.

El consumo de drogas ilegales en África, incluido el uso no médico de opioides con receta, amenaza el desarrollo y se proyecta que se convierta en una emergencia de salud pública.

El África subsahariana registrará el aumento más grande del mundo en los consumidores de drogas en los próximos 30 años, y se prevé que su parte del consumo global de drogas se duplicará.

Las cárceles están saturadas y generaciones de jóvenes son condenados por condenas penales por delitos de bajo nivel. Los mercados continentales de drogas continúan expandiéndose incluso cuando se destruyen los cultivos ilícitos, se desmantelan los laboratorios de drogas y se confiscan los envíos de drogas.

Las drogas se han convertido en una fuente de ingresos para las organizaciones terroristas y los grupos de delincuencia organizada, pero los cuerpos policiales africanos no tienen capacidades institucionales, tecnológicas y financieras para tener un impacto significativo para poner freno a los mercados de tráfico de drogas.

Los investigadores estiman que el número de consumidores de drogas en el África subsahariana aumentará cerca del 150% en las próximas tres décadas. Se prevé que hacia el año 2050 habrá 14 millones de africanos adicionales que consuman drogas ilegales, con un total de 23 millones de usuarios en el África subsahariana.

El papel de África Occidental se ha expandido como eje global de tráfico de drogas ilegales, particularmente cocaína, y se ha desarrollado una economía ilegal en torno a la producción y distribución de metanfetaminas.

El fenómeno de las drogas peligrosas en África contribuye a la creciente producción mundial de cocaína y heroína, hasta llegar a los niveles que el informe mundial sobre drogas de 2018 dice que son los más altos registrados nunca. Otros estimulantes del crecimiento del comercio y del consumo de drogas son la urbanización creciente, el desarrollo de infraestructuras y las rutas de transporte, una población juvenil en crecimiento rápido y una situación social y económica dura para millones de personas.

Los investigadores hicieron varias recomendaciones a los responsables de la política de la Unión Africana. Las respuestas eficaces en el ámbito africano a la crisis deben incluir esfuerzos para reducir la producción y el tráfico de drogas, junto con la reducción de la demanda y la asistencia sanitaria ampliada para el tratamiento y el cuidado de los consumidores de drogas.

Todas las regiones deberían reforzar las respuestas transfronterizas aplicadas por la legislación para frenar el suministro y la producción de drogas ilícitas, dirigiéndose a los traficantes más que a los usuarios. También hay que frenar el desvío de opioides farmacéuticos de los canales legales.

[1] ENACT está financiado por la Unión Europea. El proyecto acumula conocimientos y habilidades para mejorar la respuesta de África al crimen organizado transnacional. Analiza cómo afecta el crimen organizado a la estabilidad, la gobernanza, el estado de derecho y el desarrollo en África y trabaja para mitigar sus impactos. ENACT está participado por el Instituto de Estudios de Seguridad e INTERPOL, en relación con la Iniciativa Mundial contra el Crimen Organizado Transnacional.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Efectos del coronavirus sobre el crimen organizado en Latinoamérica

354.- imagesLos grupos criminales de Latinoamérica han tenido que hacer diferentes tipos de cambios internos debido a la pandemia del coronavirus. Estos ajustes obedecen a la voluntad de mantener sus negocios ilícitos a pesar de las contrariedades: tráfico de drogas y bienes, extorsiones o control del paso de migrantes por las fronteras. Estas actividades se han vuelto más difíciles debido al aumento de los controles policiales y la falta de actividad humana.

De este modo, se ha generado una situación que ha provocado que el crimen organizado haya explorado otros terrenos, como por ejemplo la ciberdelincuencia o el robo de equipamientos médicos. A continuación se mencionan varias dinámicas que han adoptado los grupos de crimen organizado en Latinoamérica:

Más capital social para los delincuentes. Situaciones como las creadas por las bandas MS13 y Barrio18 en El Salvador o el cártel de Jalisco en México, en que los delincuentes han suplantado el rol del Estado. El confinamiento les ha permitido consolidar su control, ganarse a la ciudadanía y afianzar su apoyo.

Surgimiento de nuevos mercados negros de equipamientos médicos y medicamentos. Varios países del continente sufren un activo mercado negro de medicamentos, y con la pandemia han aumentado los robos de suministros médicos como ahora mascarillas, desinfectantes de manos o incluso kits de detección del coronavirus.

Existe una falta de control en la cadena de suministros en el ámbito médico que permite que los productos sean fácilmente robados.

Aumento de la corrupción. Los sistemas de salud han sido objetivo de la corrupción desde hace años. La situación actual hace que funcionarios corruptos aprovechen la pandemia como otra forma de llenarse los bolsillos.

Incremento de la ciberdelincuencia. Los delincuentes y hackers estarían aprovechando el aumento de la actividad en línea de los ciudadanos, empresas y organismos gubernamentales. Los tres principales países latinoamericanos en cuanto a autoría de programas maliciosos y lanzamiento de ciberataques serían Brasil, México y Colombia.

También se ha detectado un aumento del blanqueo de dinero a través de criptomonedas por parte del crimen organizado.

Disminución de la trata de seres humanos. El endurecimiento del control de las fronteras desde que se expandió la pandemia por Latinoamérica ha hecho disminuir esta actividad en los grupos de crimen organizado. Aparte, los precios que cobran los denominados “coyotes” –traficantes de seres humanos– han ido aumentando a medida que se endurecían las condiciones de paso por las distintas fronteras. No se prevé que se flexibilicen estas cuotas a corto plazo.

Menos sustancias ilícitas y a precios más altos. Las bandas de narcotraficantes se tienen que enfrentar a las restricciones al transporte y al incremento de las patrullas para hacer cumplir las cuarentenas. Además, como se han cerrado muchas fronteras y la policía está controlando los vehículos, los traficantes tienen más dificultades para mover sus productos.

Esta situación ha llegado a impactar al alza los precios de las sustancias incluso en las ciudades de los EE. UU.

Inicio

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Se dispara la venta de armas en EE. UU. debido a la COVID-19

353.- baixaLa llegada de la pandemia del coronavirus a Estados Unidos ha provocado un incremento de ventas de armas de todo tipo, que ha causado incluso colas delante de algunas tiendas.[1] Muchos de estos compradores manifiestan la necesidad de estar seguros ante el confinamiento que los obliga a estar en casa, solos en algunos casos. La demanda de armas ha sido muy poco específica: los clientes piden casi cualquier tipo de arma para defenderse, circunstancia nueva, ya que normalmente la gente que va a comprar un arma va con la idea de una específica.

Muy rápidamente, los primeros días de la pandemia en EE. UU. ya se dieron casos de muertes con armas de fuego bien por suicidios, o bien por temas relacionados con las normas de distanciamiento social implantadas para frenar el coronavirus. De hecho, por ejemplo, en Detroit hubo una manifestación de personas con armas para protestar contra la obligación de quedarse en casa y cerrar las tiendas de armas.[2]

Ante la necesidad de regular las actividades comerciales que podían continuar abiertas, la inmensa mayoría de gobernadores ha optado por considerar las tiendas de armas como dispensadoras de productos esenciales, básicos, de primera necesidad, por lo que pueden continuar ofreciendo sus productos con normalidad.[3] Solo en cinco estados no se han considerado las armas productos de primera necesidad y han sido obligadas a cerrar: Nueva York, Nuevo México, Washington, Massachusetts y Michigan. Los vendedores que tienen licencias federales pueden incluso ofrecer armas en la calle o que los clientes compren desde el mismo coche, para mantener las normas de distanciamiento social. Hay que mencionar que en Virginia, aunque no se ha obligado a cerrar las tiendas de armas por el confinamiento, se ha aprobado muy recientemente una ley que limita la venta y la posesión de armas de fuego.[4]

La Asociación Nacional del Rifle, que hace tiempo que no pasa por su mejor momento económico —entre otras cosas por luchas internas que le han causado cuantiosas pérdidas—, y que había despedido a trabajadores inmediatamente antes de la llegada de la pandemia, está combatiendo activamente a los gobernadores que han obligado a cerrar las tiendas de armas, y ha llegado a denunciar ante los tribunales, como mínimo, a los gobernadores de Nuevo México y de Massachusetts.

Los estudios de investigación son extremadamente claros al respecto:

  • Es más fácil que la gente acabe herida tras amenazar a los agresores con armas de fuego que si sale corriendo o llama a la policía.
  • La existencia de un arma en el hogar incrementa la posibilidad de que sus ocupantes terminen heridos o muertos.
  • Por cada 40 homicidios con arma de fuego hay un homicidio justificado en legítima defensa.
  • Más armas en circulación significan más disparos accidentales y más homicidios.

En consecuencia, parece evidente que el incremento de armas en los hogares durante los días de confinamiento puede convertir en muy peligroso cualquier conflicto doméstico que pueda surgir. Como concluye claramente la periodista Melinda Wenner Moyer en un artículo publicado recientemente: “Cuantas más armas poseamos, y más cerca las tengamos, en más peligro estaremos durante la pandemia”.[5] En cambio, solo unos cuantos gobernadores se han atrevido a afrontar el revuelo que puede causar el cierre de los establecimientos de venta de armas en una opinión pública que considera la posesión de armas un derecho fundamental, garantizado por la segunda enmienda de la Constitución.

[1] https://www.thetrace.org/2020/04/the-coronavirus-has-gun-sales-soaring-his-fear-is-selling-to-the-wrong-person/

[2] https://www.thetrace.org/rounds/daily-bulletin-armed-protesters-stay-at-home-order-michigan/

[3] https://www.thetrace.org/2020/03/coronavirus-gun-store-closures-state-map/

[4] https://www.thetrace.org/2020/01/virginia-lawmakers-advance-historic-gun-reform-package-heres-what-it-means/

[5] https://www.thetrace.org/2020/04/gun-safety-research-coronavirus-gun-sales/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Cómo los delincuentes aprovechan la crisis de la pandemia del COVID-19

352.- baixaHace unas semanas, Europol publicó un informe sobre las actividades delictivas en las que los delincuentes se aprovechaban de la crisis de la pandemia del COVID-19.

La crisis actual, sin precedentes en la historia de la Unión Europea, ha llevado a que los estados miembros hayan adoptado medidas varias de cuarentena, incluyendo restricciones a los viajes o limitaciones a la vida pública para frenar la propagación del brote. Asimismo, se daba apoyo a los sistemas públicos de salud, salvaguardando la economía y asegurando el orden y la seguridad pública.

La UE ha identificado los factores que han provocado cambios en la delincuencia y el terrorismo, elementos fundamentales que, a raíz de la pandemia del COVID-19, han tenido un impacto en la seguridad interna de la UE. Son los siguientes:

  • Alta demanda de determinados productos, material de protección y productos farmacéuticos.
  • Disminución de la movilidad y el flujo de personas de la UE y a la UE.
  • La limitación de la vida pública ha hecho que algunas actividades criminales hayan sido menos visibles y se hayan trasladado a la configuración de casa o bien online.
  • Los ciudadanos permanecen en casa, confiando en soluciones digitales, llevando a cabo cada vez más teletrabajo.
  • Ansiedad y miedo aumentados que pueden generar vulnerabilidades.
  • Disminución del suministro de determinados bienes ilícitos en la UE.

La pandemia global del COVID-19 no sólo es un problema de salud grave, sino que también conlleva un riesgo grave de ciberseguridad. Los criminales aprovecharon con rapidez la proliferación del virus, abusando de la demanda que la gente tiene de información y suministros.

Los delincuentes han utilizado la crisis del COVID-19 para llevar a cabo ataques de ingeniería social, es decir, correos electrónicos con phishing mediante campañas de spam e intentos de estafa más orientados, como el compromiso de correo electrónico empresarial (BEC).

Hay una larga lista de ciberataques contra organizaciones e individuos, incluidas campañas de phishing que distribuyen software malicioso mediante enlaces maliciosos y archivos adjuntos para ejecutar ataques de software malicioso y ransomware que tengan por objetivo sacar provecho de la preocupación por la salud global.

Según fuentes policiales, también se indica un aumento de la actividad online por parte de los que buscan material de abuso a menores. Sobre todo al ser más vulnerables por el aislamiento, menor supervisión y mayor exposición online.

Es de esperar que durante los próximos meses aumente el potencial de daño económico a ciudadanos, empresas y organismos públicos. Los delincuentes también han adaptado las estafas de inversión para provocar especulación en inversiones en acciones relacionadas con el COVID-19, con promesas de cuantiosos beneficios.

Y existe una alta probabilidad de que los delincuentes adapten los esquemas de fraude para explotar los beneficios de la situación post-pandemia. Una vez más, las probables víctimas serán las personas mayores. Los estafadores buscarán acercarse a las víctimas haciéndose pasar por funcionarios o asistentes sociales o sanitarios que ofrecen pruebas del COVID-19 con la pretensión de entrar en las viviendas para robar objetos de valor.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

El virus del cibercrimen

351. green-hoodie-thumbnailLos ciberdelincuentes han sido los más hábiles para intentar explotar la pandemia del COVID-19 por las diversas estafas y ataques que llevan a cabo. Con un número récord de víctimas potenciales que se quedan en casa y que utilizan servicios en línea en toda la Unión Europea (UE) durante la pandemia, a los ciberdelincuentes se les han multiplicado las formas que buscan de explotar oportunidades y vulnerabilidades emergentes.

Catching the virus cybercrime es el documento elaborado por Europol en abril de 2020 que sintetiza de la siguiente forma las principales amenazas provenientes de la ciberdelincuencia:

  • El impacto de la pandemia COVID-19 en la ciberdelincuencia ha sido lo más visible y llamativo en comparación con otras actividades delictivas.
  • Los criminales activos en cibercriminalidad han sabido adaptarse rápidamente y aprovechar las ansiedades y los miedos de sus víctimas.
  • Se están lanzando campañas de phishingy ransomware para explotar la crisis actual, y se prevé que continúe aumentando de alcance y escala.
  • La actividad alrededor de la distribución online de material de explotación sexual infantil va en aumento, basada en varios indicadores.
  • La web oscura continúa acogiendo varias plataformas, como por ejemplo mercados y establecimientos de vendedores, para distribuir bienes y servicios ilícitos.
  • Después de una fluctuación inicial de las ventas a través de la web oscura a comienzos de la crisis en Europa, la situación se estabilizó durante marzo de 2020.
  • Los vendedores intentan innovar ofreciendo productos relacionados con el COVID-19.
  • Es probable que la dinámica de la demanda y la oferta de algunos productos se vea afectada.
  • La escasez de producto se produce mediante distribuidores en la superficie web.
  • Las organizaciones criminales pretenden explotar la crisis de salud pública para obtener beneficios o avanzar en intereses geopolíticos.
  • La mayor desinformación alrededor del COVID-19 continúa proliferando en todo el mundo, con consecuencias potencialmente perjudiciales para la salud pública y una comunicación efectiva de crisis.

El ransomware ha sido la amenaza más cibercriminal en los últimos años. Es probable que la crisis actual cambie esta dinámica. La pandemia puede multiplicar el impacto perjudicial de un ataque con éxito contra ciertas instituciones, lo que refuerza la necesidad de una ciberresiliencia efectiva.

Se prevé que el número de intentos de phishing que explotan la crisis continuará aumentando. Aun así, también se espera que un mayor número de ciberdelincuentes sin experiencia puedan desplegar ransomware como un servicio. No todas estas campañas tendrán como resultado ataques exitosos a causa de la falta de experiencia y de habilidades técnicas de los delincuentes.

Es probable que los delincuentes intenten aprovecharse de niños aislados emocionalmente vulnerables a través de la preparación y la coerción sexual y la extorsión.

Los niños que permitan un mayor acceso a internet sin supervisar serán cada vez más vulnerables a la exposición a delincuentes mediante la actividad online, como por ejemplo juegos online, grupos de chat en aplicaciones, intentos de phishing a través de correo electrónico, contacto no solicitado en las redes sociales y otros medios.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Los Estados Unidos ayudan a reforzar la seguridad ciudadana en Guatemala

344.- 6401758561_945b08b60e_bLos Estados Unidos están colaborando en reforzar las dotaciones materiales de seguridad en el Gobierno de Guatemala, a través de donaciones al Ministerio de Gobernación.

Uno de los materiales más destacados, con un coste de 1,5 millones de dólares, es un simulador virtual de tiro, según expresó Hugo Guevara, director por Guatemala de la Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Procuración de Justicia. Aparte del simulador de tiro, también se entregaron 1.300 chalecos antibalas para  agentes del orden, 100 ordenadores con impresoras y cuatro vehículos adicionales para mejorar la operatividad de la Policía Nacional Civil (PNC).

La dotación de material entregado por el Gobierno norteamericano incluye 19 cámaras de seguridad fijas y cinco giratorias, 48 convertidores de medios para  estas cámaras, cuatro drones y tres furgonetas para el transporte, así como la construcción de cuatro edificios modulares para la Academia de la Policía Nacional Civil (PNC) del Departamento de Huehuetenango.

El acto protocolario de entrega de estas nuevas herramientas destinadas a fortalecer el trabajo de los agentes del orden y los resultados que obtengan en la lucha contra la delincuencia estuvo encabezado por el titular de Gobernación, Edgar Godoy, acompañado por el embajador en los EE.UU., Luis Arreaga, y altos mandos de la PNC.

Desde el Gobierno de Guatemala se instó a los policías a hacer un buen uso de estos nuevos instrumentos entregados por los Estados Unidos. Asimismo, el Gobierno remarcó que había que continuar con los esfuerzos por mejorar los grados de aceptación por reducir los índices de violencia y criminalidad que se dan en el país.

La nación centroamericana registra cada día una media de diez personas muertas por causas violentas, la mayoría asesinatos perpetrados con arma de fuego y, en muchos casos, relacionados con las extorsiones y las bandas.

En el último año, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, ha decretado cuatro estados de prevención en distintos municipios. Los estados de prevención incluyen, por ejemplo, requisas en las prisiones, recuperación de espacios físicos, limitación de reuniones al aire libre y permiso para disolver manifestaciones y grupos no autorizados.

Este último estado de prevención, aplicado a tres municipios del Departamento de Chimaltenango, acabó con 76 detenciones, 75 entradas y cacheos con resultados positivos y 43 negativos.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

Datos sobre mortalidad 2001–2016 en las cárceles de los Estados Unidos

343.- alcatraz-usa-america-prisonEn 2016, un total de 4.117 reclusos de centros federales o estatales murieron en prisiones públicas o privadas de los Estados Unidos. La cifra de muertos en prisiones estatales aumentó  un 1,3% respecto al 2015 (de 3.682 a 3.729 en el año 2016), mientras que la cifra de reclusos muertos en prisiones federales se redujo un 15% (de 455 en el año 2015 a 388 en el 2016). Este descenso representó la primera caída en las estadísticas desde el 2012.

Así, mientras que el número total de presos estatales se redujo un 5% del 2006 al 2016, la cifra de muertos aumentó un 15% en este mismo periodo.

Cada año entre el 2001 y el 2016, una media del 88% de las muertes de personas encarceladas en prisiones estatales fueron debidas a causas naturales, con cifras que iban del 89% en el 2001 al 86% en el 2016. En este mismo periodo, una media del 11% de las muertes en prisiones estatales se produjeron por causas antinaturales, como suicidios, intoxicaciones por drogas o alcohol, causas accidentales u homicidios. Las cifras variaban del 9% en el 2001 al 13% en el 2016.

Datos más destacados:

  • Un total de 036 reclusos murieron entre 2001 y 2016, de los cuales cerca del 90% murieron en prisiones estatales, con 53.051 defunciones, y el 10% en centros federales, con 5.985 defunciones.
  • Del 2015 al 2016, la cifra de reclusos muertos en prisiones estatales pasó de 296 a 303 por cada 100.000 personas encarceladas en prisiones estatales.
  • Del 2015 al 2016, la cifra de muertos en prisiones federales disminuyó por primera vez de 283 a 252 muertos por cada 100.000 presos en centros federales.
  • Las muertes relacionadas con enfermedades representaron el 86% del total de defunciones en centros estatales en el 2016, con más de la mitad de enfermos de cáncer (30% de las muertes) y un 28% de enfermedades del corazón.
  • Con respecto a las muertes por homicidio, incluyendo las muertes causadas por heridas sufridas antes del encarcelamiento, representaron el 2,5% de las muertes en las prisiones estatales y el 3,6% en los centros federales.
  • Más de la mitad de los muertos en prisiones estatales en el año 2016 (55%) eran presos blancos, los cuales representaban menos de un tercio (31%) de los internos de las prisiones estatales.
  • Del año 2001 al 2016, se redujeron las tasas de mortalidad en casi todos los grupos de edad en las prisiones estatales, excepto los mayores de 55 años, que triplicaron las defunciones y alcanzaron la cota máxima de la tasa de mortalidad.
  • La tasa media anual de suicidios de 2001 a 2016 fue de 17 muertos por cada 100.000 prisioneros en centros estatales. Del 2015 al 2016, los suicidios aumentaron del 5,9% al 6,8%, con el suicidio de 255 presos estatales.
  • El año 2016, 586 hombres murieron en prisiones estatales, cifra que representa el 96% del total. El 4% restante fueron mujeres, con 143 defunciones.
  • Del 2001 al 2016, ocho estados (Texas, California, Florida, Pensilvania, Nueva York, Michigan, Ohio y Georgia) sumaron más de la mitad de las muertes en prisiones estatales (27.204 de 53.051). Entre Texas (6.628) y California (5.796), sumaron el 23% del total de muertos.

https://bjs.gov/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

 

Reducción de la violencia en El Salvador

342.- comando-elite-1-e1461189843981El denominado “Plan de Control Territorial” es, según el gobierno salvadoreño, el responsable de un gran cambio: el país era uno de los más violentos del mundo, pero el mes de enero de 2020 ha sido el mes con menos homicidios desde la Guerra Civil.

El presidente del país, Nayib Bukele, confía en que su plan acabará recibiendo la luz verde económica como único modo de garantizar que los asesinatos sigan disminuyendo. A pesar de ello, muchos analistas descartan que esta reducción histórica de la violencia se deba a una estrategia de seguridad que, en opinión suya, no aportaría nada de nuevo a aquello que habían hecho gobiernos anteriores.

Con todo, las cifras oficiales son claras y apuntan a un descenso notable en el número de homicidios en el El Salvador, donde la tasa por cada 100.000 habitantes pasó de 51 en 2018 a 35,8 en 2019. Y la curva descendente se acentúa desde que el presidente Bukele asumió la presidencia en junio de 2019 y anunció su plan de seguridad. Desde julio, la cifra mensual de homicidios ha estado siempre por debajo de las 200 víctimas. El récord a la baja llegó este mes de enero con 119 homicidios y una media diaria de 3,8 –un 60% menos que en enero de 2018.

Varios analistas vinculan la disminución de la violencia a factores ajenos a la política del Gobierno. Consideran más plausible un posible plan de las bandas para dejar de cometer asesinatos con el objetivo de evitar enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, con el fin de mantener su control de territorios y seguir dedicándose a la extorsión. Otros estudiosos consideran el descenso de los homicidios como un espejismo, fruto de un gesto de buena voluntad de las bandas hacia el nuevo ejecutivo. De este modo, el día que las bandas quieran enviar un mensaje contrario al presidente Bukele, las cifras subirán para provocar o pedir alguna concesión, como ya ha sucedido en el pasado.

El “Plan de Control Territorial” es una iniciativa dividida en siete fases, dos de las cuales ya han sido implantadas. La fase 1 supuso la salida a las calles de centenares de policías y militares. La previsión de la fase 2 incluye la reconstrucción del tejido social y la capacitación de jóvenes. La fase 3 se encuentra a la espera de la aprobación de un préstamo de 109 millones de dólares americanos del Banco Centroamericano de Integración Económica, con que pretende mejorar el equipamiento de las fuerzas de seguridad. Las fases 4 a 7 todavía no se han hecho públicas.

El Gobierno considera clave que las fuerzas de seguridad desplegadas permanezcan en las zonas más conflictivas de forma continuada. Antes tenían una presencia de como mucho 72 horas, y, una vez se retiraban, las estructuras criminales volvían a operar.

También hay que tener en cuenta el gran desafío para la estrategia que representa su sostenibilidad financiera. Se apuesta también por la participación ciudadana para conseguir que los últimos indicadores se mantengan.

Y es que el combate y la represión de las fuerzas de seguridad tienen un límite, y si la sociedad no se involucra y participa de un modo activo, los resultados difícilmente serán sostenibles en el tiempo. Algunos analistas se inclinan para potenciar los proyectos de reforma social y de fomento del empleo, que consideran que ayudarían a reducir las tasas de homicidios, y no sólo la persecución criminal.

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français

La policía de Londres practica el reconocimiento facial en uno de los lugares más concurridos del distrito de compras de la ciudad

341.- monitoring-camera-city-video-royalty-free-thumbnailJusto delante de la tienda de Microsoft de Londres en Regent Street y en la entrada de la estación de metro de Oxford Circus la policía de Londres ha activado la tecnología del reconocimiento facial situando cámaras en la parte superior de furgonetas de la policía.

La Policía Metropolitana de Londres ha asegurado que el despliegue del reconocimiento facial en vivo en la capital británica persigue la reducción de los delitos graves. Pero los detractores esgrimen el impacto sobre la privacidad en uno de los distritos comerciales más concurridos del mundo.

La Policía utiliza una tecnología bastante sencilla: las cámaras escanean las caras y cuando una coincide con alguna de su lista de sospechosos, la policía tiene que actuar inmediatamente.

Pero existe cierta preocupación que la tecnología identifique personas falsamente como presuntos delincuentes, sobre todo si se trata de minorías.

El organismo no gubernamental norteamericano Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) publicó un informe según el cual habían puesto a prueba la tecnología de 100 empresas distintas y se encontraron con que en la mayoría de casos las pruebas empíricas demostraban que la edad, la raza y el género afectaban la precisión. Señalaron que en algunos casos se podría identificar erróneamente a personas en ciertos grupos hasta 100 veces más frecuentemente que a otras.

Otro organismo que defiende los derechos humanos, Liberty, también quiere estar presente en la zona donde están las cámaras de reconocimiento facial, pero distribuyendo dípticos que piden a los transeúntes que se resistan al reconocimiento facial. Consideran que es probable que la tecnología identifique erróneamente mujeres y personas de comunidades étnicas negras, asiáticas y minoritarias. Por esta razón se oponen al hecho de que la policía escanee masivamente las caras de todo el mundo y obtenga datos biométricos sin consentimiento.

Por su parte, la tecnología proporcionada por la empresa japonesa NEC explica que intenta buscar coincidencias con una galería recogida previamente de caras de sospechosos conocidos por la policía. Por lo tanto, la tecnología de reconocimiento facial en vivo no almacenará las caras de la gente en ninguna base de datos.

Es más, las caras de las personas que no constan en las listas de vigilancia se verán borrosas en las imágenes que verán los oficiales de policía, y tampoco se guardarán en los archivos de los ordenadores policiales. Según fuentes policiales, las cámaras se utilizarán en lugares concretos durante un tiempo limitado.

Sin embargo, se van sumando organizaciones diversas a la lista de opositores a estas medidas policiales. La organización Big Brother Watch considera que nunca antes los ciudadanos de Londres habían sido sometidos a controles de identidad sin sospechas, ni mucho menos a gran escala, y creen que la tecnología hace menos libres a los ciudadanos, y no más seguros.

https://www.oodaloop.com/

_____

Aquest apunt en català / This post in English / Post en français